Agustín Gómez Pagola. El futbolista español del KGB

Agustín Gómez Pagola

Fue un ‘Niño de Rusia’, capitán del Torpedo de Moscú, seleccionado por la URSS, miembro del PCE y agente al servicio del NKVD (KGB)

Mientras la munición y las armas rusas llegaban a España para socorrer al ejército de la Segunda República ante el avance de las tropas franquistas, en otra dirección, a centenares de padres y madres se les partía el corazón al ver sus hijos subir a los barcos que zarpaban de los puertos españoles. Agustín Gómez Pagola (Rentería, 1922) fue uno de los 1489 niños vascos que encontraron en la URSS un nuevo hogar y un futuro.

Agustín Gómez Pagola se integró a la perfección en la sociedad soviética y defendió los postulados de Stalin

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Tras varios días de navegación, el puerto ucraniano de Odessa recibió a los jóvenes españoles en 1937. Los que pasaron por la Casa de la Juventud Española lo recuerdan como si fuera el paraíso: juegos, fútbol, paz y escuela soviética.

Pero en 1941 se vieron obligados a volver salir con prisas debido a la Operación Barbarroja: los nazis ocuparon Ucrania buscando tener tierras de cultivo y los niños fueron distribuidos en diferentes ciudades. Gómez Pagola fue enviado a Moscú junto con su amigo Ruperto Sagasti, estrella del Spartak años más tarde. 

Gómez Pagola, saliendo al campo en un partido frente al Dynamo como capitán

Perfecta adaptación

Como acababa de cumplir los 18 entró a trabajar en una fábrica. Lo de jugar al fútbol se le daba bien y empezó en el Krasnaya Roza (Rosa Roja) hasta 1944. Su progresión y adaptación a la sociedad soviética fue perfecta. Pasó a jugar para el Krylia Sovetov (Alas Soviéticas) hasta 1946 donde tuvo la oportunidad de disputar el campeonato ruso y, gracias a sus dotes de defensa expeditivo, fichar por el Torpedo de Moscú en la temporada 1947-48.

Llegó a ser capitán del equipo, emblema de la industria automovilística, disputando 183 partidos y proclamándose campeón de la Copa de la URSS en 1949 y 1952, medalla de bronce del campeonato en 1953 y seleccionado para los JJ.OO. de Helsinki de 1952 (aunque no disputó ningún minuto de los tres partidos, recibió el título de Honorable Maestro de Deportes tal y como indica su esquela). En 1951 el Torpedo lo cedió al Shakhtar Donetsk en una gira que realizaron por Bulgaria Rumanía.

Implicación política

Considerado una estrella del fútbol soviético y nombrado mejor jugador de la temporada de 1952, poco a poco se fue implicando más en temas políticos . Fiel a todos los postulados comunistas a pie juntillas, fue adoptado por los estamentos políticos como una baza para extender el comunismo en otros países. La NKVD (posteriormente KGB) lo captó, lo entrenó y le dio varias misiones para comprobar su fiabilidad.

Con el telón de acero en la Europa del Este construyéndose tras la II Guerra Mundial con otros agentes, Gómez Pagola fue enviado a Venezuela y a otros países suramericanos, bajo otro nombre, para organizar y apoyar a los partidos comunistas.

El nuevo trabajo de espía le supuso perderse la temporada de 1954, pero la dedicación absoluta al estado soviético estaba por encima del fútbol. Han salido a la luz algunos viajes que también realizó a España para ‘preparar el terreno’ para una estadía definitiva.

Agustín Gómez Pagola, en acción defendiendo la camiseta del Torpedo de Moscú

¿Real Madrid? Ni en pintura

En 1956 y con 34 años, aprovechando una amnistía del régimen franquista por el que se permitía volver a todos aquellos que hubieran servido en el bando republicano o fueran descendientes de “rojos y masones”, volvió a España con la intención de fichar por el Real Madrid. El gobierno de Franco vetó a Gómez de inmediato: sería impensable que un adoctrinado soviético que que no escondía su pasado comunista vistiese de blanco. Fue ofrecido luego al Atlético de Madrid y Real Sociedad. Hasta disputó un partido amistoso con los colchoneros pero se encontraba bajo de forma y fue descartado. Colgó las botas, volvió al País Basco y entrenó al Real Unión y al Tolosa mientras trabajaba en una empresa de motores eléctricos.

Gómez Pagola vistió la camiseta del Atlético de Madrid a los 34 años durante un amistoso pero no le ficharon

Detención y tortura

Clandestinamente maniobraba los hilos para impulsar el Partido Comunista de Euskadi. En 1961, tras instalarse en San Sebastián, fue detenido, torturado y enviado a la prisión de Carabanchel. No le sacaron información alguna. Se generó entonces un revuelo internacional promovido desde Moscú para su liberación que hizo su efecto. Hay dos versiones: en una dice que en el traslado desde la prisión al juzgado fue liberado por miembros del partido comunista y huyó a Francia y otra versión es que, el régimen de Franco, con el interés por reestablecer relaciones con otros países europeos, lo liberó.

Miembro del Partido Comunista de España, se enfrentó a Santiago Carrillo por la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968. Gómez era un ferviente defensor de la acción y Carrillo tomó una postura contraria. A instancias de Carrillo, en 1969 fue expulsado de la dirección del partido a pesar de que Dolores Ibarruri, ‘La Pasionaria’, era más cercana a sus ideas.

Volvió a su amada URSS y entró a trabajar en una fábrica de camiones hasta que enfermó. Murió a los 52 años, un 16 de noviembre de 1975, cuatro días antes que el dictador al que intentó luchar confabulando por la vía política.

Esquela en la prensa rusa de Gómez Pagola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!