Cyrille Tchatchet. El indigente que llegó a los JJ.OO.

Photo Courtesy by UNHCR Béla Szandelszky

La halterofilia le ayudó a superar una depresión tras vagabundear en la calle y, con la intención de retribuir la ayuda que recibió, se graduó en la universidad en Enfermería de Salud Mental.

«Volver a mi país es peor que quedarme» pensó Cyrille que no calibró bien lo que supondría intentar empezar una nueva vida lejos de Camerún a los 18 años. En 2014 llegó a Glasgow para participar en los Juegos de la Commonwealth y acabó en Brighton buscando comida en los comedores sociales y durmiendo en la calle. Su ánimo se hundía junto a las esperanzas de un futuro mejor. Hasta contempló el suicidio como salida.

Cyrille Tchatchet fue uno de los 29 integrantes del equipo de refugiados del COI que ha participado en la presente edición de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. Cada uno tiene su historia de superación, de lucha frente a la adversidad y de nadar a contracorriente escapando de la opresión por ser de otra tribu, huir de una guerra o de las paupérrimas condiciones de vida de sus respectivos países. El deporte, como fuente de superación personal, también está para encauzar vivencias complicadas.

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Su interés por levantar pesos empezó a los 14 años cuando vio una foto del esposo de su tía, atleta experimentado en esta disciplina, y ya no pudo dejarlo. Se ha colgado numerosos metales entre los que destacan el oro conseguido en el campeonato inglés de 2017.

Durante dos años estuvo gestionando su petición de asilo en el Reino Unido mientras lidiaba con una depresión que le anublaba la mente. En esos 24 largos meses no se le permitió trabajar ni estudiar. Alguien le animó a volver a practicar deporte, a meterse en un gimnasio y a levantar pesas otra vez. Y funcionó.

Poco a poco, con diminutos avances pero en la dirección correcta, Cyrille salió del bache, escaló paredes mentales y superó retos antes inimaginables. Se recompuso, ganó campeonatos, estableció una red de amistades y estudió.

Su trabajo final de graduado en Enfermería de Salud Mental es toda una declaración de intenciones: «Los beneficios del deporte en la depresión».

«Tenía 18 años en una ciudad nueva, sin hogar, sin tener a mi madre y a mi padre para cuidar de mí, así que me sentí muy, muy deprimido en Brighton. De hecho, contemplé el suicidio«

Los buenos samaritanos

Un simple letrero con la frase «If you need someone to talk to, we listen» («Si necesitas a alguien para hablar, te escuchamos») reclamó la atención de Cyrille cuando este lo leyó cerca del sitio donde dormía al raso. Era su última esperanza, alguien a quien contar que estaba hundido. No recuerda qué dijo pero la persona de los Samaritanos de Brighton que le descolgó el teléfono movilizó una patrulla de policía que le recogió.

Sin dinero, sin un lugar donde dormir, lo primero que le pasó por la cabeza era que lo iban a deportar. No fue así. Lo trasladaron a una oficina de inmigración y allí empezó su andadura para salir del pozo. Se empezó a tramitar su petición de asilo mientras él seguía luchando contra la depresión.

Cyrille Tchatchet obtuvo su graduado en 2019.
Foto: Courtesy Instagram Cyrille Tchatchet

Una beca deportiva

No olvidó el deporte en absoluto. Había venido a Gran Bretaña a competir en los Juegos de la Commonwealth representando a Camerún y esa era la baza a la que agarrarse. Siguió entrenando y, con la condición de refugiado conseguida en 2016, pasó a batir récords y a ganar títulos de halterofilia ingleses en 2017, 2018 y 2019.

El largo difícil proceso de solicitud de asilo hizo mella en la mente de Cyrille. Alojado en Birmingham, vio la importancia de trabajar la salud mental para conseguir los objetivos más mundanos: si hay una rendija de luz en algún sitio hay que aprovecharla. Así, compitiendo y con el esfuerzo diario llegó la oportunidad de realizar unos estudios. Tras recibir la conformidad de su status de refugiado, temía tener que esperarse un año hasta tramitar su ingreso a la universidad pero descubrió que podía presentar una solicitud a la universidad de Middlesex para cursar su graduado.

Después de presentar los documentos necesarios, se le concedió una beca deportiva completa. Además, las instalaciones de la universidad escogida eran perfectas para su desarrollo deportivo: asistido por el London Sport Institute y el técnico Shyam Chavda, siguió su plan de entrenamiento de 5 días a la semana con la mirada puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio formando parte del equipo de refugiados creado por el COI desde los Juegos de Rio de 2016.

Consiguió equilibrar los entrenamientos con los estudios y con los turnos en el Chase Farm Hospital donde realiza jornadas laborales de 12 horas de tres a cuatro días por semana. En 2019 obtuvo su graduación como culminación personal a un arduo trayecto vital.

Tokio 2020

Cyrille Tchatchet fue uno de los porteadores de la bandera olímpica en representación a los atletas del equipo de refugiados del COI en los Juegos Olímpicos de Tokio. Su alegría no cabía en su pecho.

Consiguió un décimo puesto en la categoría de 96 kg. levantando 190 kg. en arrancada pero su próximo objetivo es poder participar en los Juegos de 2024 que se celebrarán en París, donde espera culminar su carrera deportiva.

Retribuir lo recibido

«Soy enfermero de día y levantador de pesas por la noche«. Así se define Cyrille que comenta que «estudié enfermería para retribuir a la comunidad que me apoyó. La esperanza no solo te da el valor para luchar, sino que también promueve tu bienestar mental«.

Conocedor de los entresijos mentales que sufren muchos pacientes, puede sentir cierta empatía para entender los procesos que sufren y comprenderlas mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!