Deepika Kumari

Salió de los estratos más pobres de la India y ahora es la número 1 del mundo de tiro con arco y un ejemplo para millones de niñas de su país.

Este viaje empieza en Ranchi, el segundo estado más pobre de la India. Montados en un rickshaw, tres miembros de una familia recorren 130 km a una velocidad de 22 km/h para llegar a Jamshedpur, donde está una academia de tiro con arco. Tardan dos días. El esfuerzo económico y las dudas sobre el futuro deportivo de su hija acaparan los pensamientos de unos progenitores que quieren darle una oportunidad.

La joven Deepika quiere probar si su temple sirve para un deporte tan apaciguado como el tiro con arco y, a la postre, romper los esquemas de una sociedad de 1300 millones de personas en la que solamente un 1% de las niñas practica un deporte organizado y federado. Hay un techo de cristal y con 12 años está dispuesta a romperlo.

¿Por qué es una ‘Outsider’?

Deepika Kumari llegará a la cita de los Juegos Olímpicos de Tokio ocupando el primer puesto del ranking mundial de arco recurvo con 263,7 puntos, por delante de la francesa Lisa Barbelin (225,5 puntos) y la coreana Kang Chae Young (208 puntos). Es el segundo ciudadano indio después de Dola Banerjee en convertirse en el No. 1 del mundo.

Y lo hace tras colgarse tres metales dorados en el último certamen de París previo a los Juegos donde consiguió un hito histórico: oro en individual, en mixto y en equipo. Con 27 años y casada con el también arquero Atanu Das con quien forma la pareja deportiva más mediática de India, llega a Tokio en su mejor momento. El pasado mes de abril consiguió la Copa del Mundo de Tiro con Arco Hyunday 2021 en Ciudad de Guatemala.

Atanu Das, marido de Deepika, la besa tras conseguir la medalla de oro en París en equipo mixto. Foto: Courtesy World Archery

Ha ganado 9 medallas de oro, 12 de plata y 7 de bronce en todas las ediciones de la Copa del Mundo hasta el momento pero su objetivo está claro: ser por fin la primera mujer india en conseguir la tan anhelada medalla olímpica que se le resistió en las dos citas olímpicas anteriores. La última vez que ocupó el el número 1 fue en junio de 2012 antes de los Juegos Olímpicos de Londres después de ganar su primera medalla de oro individual en la Copa del Mundo en Antalya, Turquía.

El viaje de Kumari hasta la cima no ha estado exento de dificultades, contratiempos, decepciones, presión, hundimiento moral personal y renacimiento deportivo. Una lucha constante contra los elementos encorsetados de los estamentos deportivos de su país. Su constancia rompe los moldes machistas y es un gran ejemplo para muchas niñas.

Deepika Kumari se convirtió en pocos años en una de las mejores arqueras mundiales.

Vivir en una cabaña y lavarse en el río

En un país donde las niñas son obligadas a casarse muy jóvenes y la creencia que su cometido en la vida es la de formar una familia, poco espacio queda en la mente de muchos padres para promover que su hijas practiquen algún deporte.

Deepika Kumari es hija de un conductor de rickshaw, el transporte por excelencia en Asia que depende mayoritariamente del turismo y de una enfermera de un pequeño hospital que cobraba dos meses tarde. La infancia de nuestra protagonista transitó entre la escuela del pueblo y el cuidado de sus hermanas. Creció en una cabaña que se inundaba durante la época de los monzones y que no disponía de baño propio por lo que en muchas ocasiones, un río cercano era utilizado por las hermanas Kumari como aseo. De pequeña ya sufrió algunos episodios de indisposiciones gastrointestinales debido a las aguas del río.

Al ver como una prima practicaba el tiro con arco en la Tata Archery Academy, le entró la curiosidad y se hizo su propio arco y flechas de bambú utilizando los mangos colgados de los árboles como diana. Su pasión por la puntería y su insistencia en querer probar convencieron a sus padres. El dispendio económico de la familia podía verse afectado por lo que decidieron buscar una academia que además de practicar también le diesen de comer y sirviese de escuela.

En 2006 los tres viajaron hasta Jamshedpur en el rickshaw. Deepika llegó débil, exhausta por la incomodidad del trayecto y las maltrechas carreteras locales. Srinivas Rao, el entrenador de la academia en ese momento, tuvo sus dudas al verla tan desfavorecida. Su oposición despertó en Deepika su orgullo.

El esfuerzo de sus padres no podía caer en saco roto y le dijo al entrenador que le diese una oportunidad: “Deme tres meses. Si no soy suficientemente buena, volveré a casa”.

Con 12 años entró en la academia de tiro con arco y dos años después ya era campeona mundial en categoría cadete.

En París, previo a los JJOO de Tokio de 2021, consiguió tres medallas de oro. Foto: Courtesy World Archery

Batiendo récords de precocidad

Durante los tres primeros años en la academia solamente volvió a Ranchi una sola vez a ver a sus padres y hermanas. No fue fácil para los Kumari pero los éxitos deportivos de Deepika avalaban la sabia decisión de invertir en deporte.

A los 15 años ganó el campeonato juvenil en Ogden (Utah), Estados Unidos y la medalla de oro en equipo. En 2010, se llevó dos oros en los Juegos de la Commonwealth y en los Juegos Asiáticos celebrados en Guangzhou ese mismo año alcanzó el tercer puesto del podio al superar a Taipei en el equipo femenino.

Al cabo de cuatro años de haber empezado ya batió el récord de precocidad al ser la mujer india más joven en ganar un oro en un campeonato mundial. En 2010 fue la segunda ciudadana india en ganar un oro en la Copa del Mundo y en 2012 alcanzó el puesto número 1 en el ranking de arco recurvo al ganar la Copa del Mundo en Turquía. Las expectativas se iban cumpliendo y los medios de comunicación indios pusieron el foco en la joven promesa. Se le auguraban grandes éxitos como nunca antes había ocurrido. Llegaron los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

Podio del campeonato mundial celebrado en París con Deepika Kumari con la medalla de oro. Foto: Courtesy World Archery

Las decepciones olímpicas

La cara más amarga del deporte suele aparecer en forma de lesiones o decepciones por no alcanzar la marca personal que da acceso a siguientes rondas. En Londres 2012, Deepika vivió uno de sus peores momentos deportivos al caer en primera ronda contra Amy Oliver de Gran Bretaña. Siendo una de las favoritas, la presión mediática de su país jugó en su contra.

Los éxitos cosechados durante los dos años anteriores se fueron al traste. En la mente de muchos dirigentes deportivos indios desaparecieron todas las medallas y campeonatos mundiales conseguidos por Kumari.

Fue excluida del equipo femenino. Se hundió. Entró en una espiral de lloros buscando respuestas al siempre posible fracaso deportivo. Hasta se planteó abandonar para siempre el deporte.

“El suelo se caía bajo mis pies. Sentí que se había acabado muy pronto”

Se rehizo. Volvió a coger el arco y apuntó. Volvió a tener buenas sensaciones. Todavía faltaban cuatro años más hasta la próxima cita olímpica. Y entremedio, campeonatos mundiales donde resarcirse. De las siete pruebas olímpicas previas a los Juegos de Rio de 2016, batió el récord mundial en tres y todo apuntaba a que esta vez si alcanzaría el podio.

Pero su suerte no cambió mucho en Brasil. Una lesión en el hombro a pocas semanas de empezar los Juegos mermaron sus buenas capacidades. Debía guardar reposo de dos a tres meses con rehabilitación. En lugar de esto, el médico de la delegación olímpica india decidió inyectar esteroides al músculo de Deepika. Fue peor.

Sin preparador físico, sin nutricionista ni psicólogo cayó en octavos de final. Fue el mayor logro de cualquier arquero indio desde que Satyadev Prasad llegó a las preliminares en 2004. Pero no fue suficiente.

En la categoría por equipos no le fue tampoco muy bien. El trío de Deepika-Bombayla-Laxmirani derrotaron a Colombia en la Ronda 16, pero se vieron fuera tras perder ante Rusia en los cuartos de final.

La vuelta a casa fue igual de dura que cuatro años antes.

“Te sientes mal cuando vas a cualquier lado y sientes que no te respetan porque no has ganado el oro olímpico o una medalla. Da igual las competiciones que hayas ganado hasta entonces. Creo que es algo que debe cambiar en nuestro país”.

Equipo femenino de India que consiguió la medalla de oro

Tokio 2021

Desde noviembre de 2019 tiene asegurada su cuota olímpica al vencer en el XXI Campeonato Asiático de Tiro con Arco celebrado en Bangkok.

En las 24 participaciones que ha competido India en toda la historia de los Juegos Olímpicos, solamente se han llevado 9 oros, 7 platas y 12 bronces en otras disciplinas. Deepika Kumari tiene entre ceja y ceja conseguir una medalla en tiro con arco para rubricar su extenso palmarés tanto en individual, mixto o equipo. Tiene la fecha marcada en rojo en el calendario: empieza el 23 de julio y termina el 31.

Remando contra todas las opiniones en su país que consideran que el deporte solo es para hombres, Deepika replica:

“Me gustaría responderles con palabras, pero si lo hago se olvidarán. Si uso mis flechas, lo recordarán”.

Atanu Das y Deepika Kumari son la pareja deportiva más mediática de India.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *