Eric Braeden

Marcado por su pasado, fue el único alemán que vistió la camiseta de un equipo integrado por judíos. Quería reparar el daño familiar.

Nacido como Hans-Jörg Gudegast, con tres años y medio embarcó junto a su familia y otros 10.582 pasajeros entre oficiales nazis y personal militar en el barco-hospital Wilhelm Gustloff desde el puerto de Gdańsk. Un frío mediodía del 30 de enero de 1945 y ante el avance del Ejército Rojo por el este, la operativa alemana de retirada apodada Operación Aníbal se puso en marcha en los territorios ocupados de Prusia oriental y el ‘Corredor Polaco’. La temperatura en el puerto del mar Báltico era de 4 grados y la del agua se acercaba a los -20. Los submarinos rusos y las minas acechaban. Detectado sobre las 21:00 hrs., el S-13 ruso capitaneado por Aleksandr Marinesko buscó la mejor posición y disparó tres torpedos que dieron de lleno con el Wilhelm Gustloff. Considerada la mayor tragedia marítima civil de la historia, murieron unas 9.343 personas de los cuales, unos 5.000 eran niños aproximadamente. Los barcos que acudieron en su ayuda solo pudieron rescatar a 1.239 personas. Entre ellas estaba Hans.

Wilhelm Gustloff
El barco-hospital Wilhelm Gustloff en 1938

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Hans Gudegast vivió una doble vida en la década de los 70. Entre semana, llevaba un uniforme nazi interpretando al siniestro capitán del Afrika Korps, Hans Dietrich Hauptmann en la serie sobre la Segunda Guerra Mundial de ABCThe Rat Patrol  y los fines de semana, se vestía de corto con una camiseta azul y blanca estampada con una Estrella de David del Maccabi Los Angeles de la liga regional semi profesional de Greater Los Angeles Soccer League (GLASL). Fundada en 1903, la GLASL presumió de equipos con jugadores de diferentes procedencias como Los Angeles Scots, Danish Americans, LA Kickers, LA Armenians y una gran cantidad de equipos latinoamericanos. Fue un lateral izquierdo expeditivo y contundente en el corte, de los que marcan territorio con un fuerte disparo. El único alemán que recibía insultos dobles de parte de los aficionados rivales.

“Me llamaban “jodido nazi” y después “jodido judío” y yo les respondí que se aclararan porqué las dos cosas no podía ser”

Eric Braeden
Hans Gudegast, en el papel de oficial nazi de la serie ‘The Rat Patrol’ en 1966

De camarero a jugar contra el Real Madrid

Transcurrió su vida adolescente en la Alemania de postguerra y en 1958 se proclamó campeón de lanzamiento de jabalina, disco y peso en el Campeonato Alemán de la Juventud. Un año después, al cumplir los 18, se plantó solo en Galveston, Texas, en casa de un primo que era médico para iniciar su aventura americana. No quería quedarse mucho tiempo y se enteró que había un viejo ranchero vaquero del norte de Alemania que vivía en Montana y que necesitaba a alguien que trabajara para él, así que tomó el autobús Greyhound y se fue al norte. Ingresó en la Universidad de Montana gracias a una beca deportiva. “Si me hubiera quedado en Alemania, es posible que hubiera sido olímpico“, escribió en su libro autobiográfico. Nunca se planteó hacer una carrera como actor. “En la escuela, siempre me pedían que leyera en voz alta en clase, sobretodo poesía y los clásicos, y era bueno en ello“.

Tras acabar su carrera en la universidad y participar en un documental en las montañas de Montana empezó a descubrir que quizás no estaría mal probar como actor. Así que viajó hasta California y se buscó la vida. Como muchos empezó limpiando mesas en restaurantes de Beverly Hills donde las estrellas de Hollywood cenaban y cerraban acuerdos para nuevos proyectos. Hans Gudegast entró a trabajar en el restaurante ‘La Scala’ que James Dean tenía junto al español Ángel Ceferino Carrión Madrazo, más conocido por Jean Leon. Leon, gran aficionado al fútbol y al Real Madrid, también era dueño de un equipo amateur, LA United, donde Gudegast empezó a jugar. Organizó un partido contra el Real Madrid de Paco Gento y Ferenc Puskas en 1963 en el Coliseum de Los Angeles que le costó 40.000 dólares. Gudegast tuvo que ver desde la grada, ya que se había lesionado, como los merengues les endosaban un 9-0. Después de ese partido, LA United desapareció.

Maccabee Athletic Club
Maccabee Athletic Club

20 dólares por partido

Fue entonces cuando, el joven actor se buscó un nuevo equipo donde jugar los domingos mientras durante la semana hacía sus primeros pasos en el mundo del cine y la televisión. Ahí aparece el Maccabi Los Angeles.

Fundado en 1971 (y disuelto en 1982) como una evolución del Maccabee Athletic Club – club originario de la comunidad judía de supervivientes del Holocausto, que todavía existe y dispone de varias secciones deportivas – pasó de ganar 15 dólares a 20 por partido. Gudegast no lo hizo por dinero, evidentemente, sino porque descubrió el pasado familiar cuando era un adolescente y siempre se sintió triste por la barbarie que había acontecido en su país: “Cuando éramos niños en Alemania en la década de 1950, no discutimos la guerra más allá de decir que perdimos ”.

“Entonces, unirme al Maccabi fue un despertar intelectual para mí. Vestía la camiseta con orgullo. Se trataba principalmente de jugar a fútbol, ​​pero también era un poco más que eso ”

Maccabi Los Angeles
Maccabi Los Angeles

Cinco copas en siete finales

En la corta vida deportiva del Maccabi Los Angeles (11 años), siempre quedará en el recuerdo de los jugadores y de la comunidad judía las cinco copas ganadas en siete finales disputadas. Solamente hay dos equipos en la competición de la US Open Cup que tengan en su palmarés 5 copas: el Bethlehem Steel (1907-1930) que las ganó entre 1915 y 1926 y el Maccabi.

Hans Gudegast contribuyó muy activamente a ganar la primera copa que disputaron. En 1972 y rozando los 30 años de edad se incorpora al equipo y tras superar varias eliminatorias, se plantan en semifinales de la National Challenge Cup (ahora US Open Cup) de 1973 contra los portugueses de San José. Gudegast marcó el gol de la victoria que les llevaba a disputar la final frente a los italianos del Inter de Cleveland. En la final marcó el gol de penalti que abría el marcador. El resultado fue 5-3 y el Maccabi incorporó un trofeo nacional a sus vitrinas donde ya tenían una liga GLASL y una Copa de California.

Maccabi Los Angeles
La platilla al completo del Maccabi Los Angeles con el trofeo de la US Open Cup de 1973 en la que Eric Braeden aparece con un círculo rojo

El Maccabi Los Angeles tuvo su temporada estelar en la 1976-77 ya que vencieron los 35 partidos y no perdieron ninguno. Ganaron la US Open Cup en 1975, 1977, 1978 y 1981 además de otra liga GLASL y otra Copa de California. En 1978, se clasificaron para la Copa de Campeones CONCACAF y debían disputar las eliminatorias contra el UNAM mexicano pero los problemas económicos hicieron que se retiraran de la competición al no poder viajar a México y costearse el viaje.

Revista SoCal Soccer
Revista SoCal Soccer

La plantilla equilibrada y politeísta

“No tenías que ser judío para ser un macabeo, solo tenías que ser bueno”. Así se expresa Benny Binshtock, uno de los mejores delanteros y artífice de las ligas y copas conquistadas por el Maccabi. También hubo chilenos, mexicanos, de Trinidad y Tobago y un español, Carlos Roveri en la temporada 78. “La mitad del equipo no era judío. Hacían la señal de la cruz típica del cristianismo antes de salir al campo, con una estrella judía en la camiseta”.  

Benny Binshtock
Benny Binshtock con el trofeo Dewar Cup de la US Open Cup

Peleas en los campos de tierra

El semiprofesionalismo conlleva que los campos y estadios donde se jugaban los partidos estuvieran llenos de baches o que los insultos se oyeran más cerca. Hans recuerda que “Con algunos de esos equipos creías que las Guerras Mundiales se estaban librando de nuevo” y que era un espectáculo ver los equipos con jugadores croatas o bosnios jugar contra los yugoslavos de San Pedro porque había pelea asegurada.

En cambio, en el vestuario del Maccabi no se recuerda ninguna disputa o pelea. Eli Marmur, judío e impulsor del equipo recuerda como en un partido frente a un equipo plagado de húngaros tuvieron que ser escoltados y llevados por la policía fuera de las instalaciones del campo puesto que les persiguieron los aficionados. “En un momento”, dice Marmur, “los árbitros dijeron que sería mejor si perdíamos, que sería más seguro para todos”.

Eli Marmur
Eli Marmur con el trofeo de la US Open Cup

“Nos prometieron algo de dinero para cada partido y pronto me di cuenta de que era el único alemán en un equipo judío”.

No pudo salvarse del hundimiento del ‘Titanic’

En 1970, Hans-Jörg Gudegast se convirtió en Eric Braeden. Elegido como protagonista en un thriller de ciencia ficción, Colossus: The Forbin Project, el ejecutivo de Universal Studios, Lew Wasserman, le dijo rotundamente: “Nunca protagonizarás una gran película estadounidense con un nombre como ese“. Así nació Eric Braeden a la manera tradicional de Hollywood, a los 29 años. Cogió el apellido de su pueblo natal: Bredenbek.

En 1997 el director de cine James Cameron le pidió que hiciera un papel en el film que estaba preparando sobre el Titanic: el del rico empresario John Jacob Astor IV que es presentado a Jack (Leonardo di Caprio) como el hombre más rico del barco. Es curioso que Braeden interpretase a Astor ya que es visto por última vez como la cúpula de vidrio implosiona y el agua lo engulle.

Eric Braeden
Eric Braeden interpretando John Jacob Astor IV en ‘Titanic’

Corta vida deportiva

Su filmografía abarca desde 1961 con las primeras apariciones en series de televisión hasta 2018 donde hace un papel secundario en una película. Los viajes, castings y rodajes no le dejaron mucho tiempo para entrenar y abandonó el equipo tras la final de 1973 dedicándose exclusivamente al cine y la televisión. De todas formas, no olvida su corta etapa en el Maccabi Los Angeles y sigue encontrándose con excompañeros los martes por la noche para recordar historias que cada año se modifican a merced de los que las cuentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *