Junko Tabei. Subiendo el Everest a contracorriente

Junko Tabei

Pionera del alpinismo femenino, rompió los anquilosados moldes de la sociedad nipona y completó las siete cumbres más altas del mundo.

Figura imprescindible del alpinismo mundial, Junko Tabei fue a contracorriente toda su vida. Cuando la sociedad clasista japonesa se empeñaba en mantener a las mujeres en un rol secundario de la vida, Tabei creó un grupo de mujeres alpinistas que demostró con su ascensión al Everest en 1975 que la preparación es importante pero aún lo es más la fortaleza mental con la que encarar un objetivo.

Definida por los que la conocieron de «aspecto frágil y débil», su escaso metro y medio de altura albergaba una mujer fuerte, ilusionada con una enorme perseverancia que la llevó a escalar montañas durante toda su vida hasta los 76 años.

¿Por qué es una ‘Outsider’?

Paradigma de superación de las adversidades, encontró en la montaña su refugio y su escenario perfecto para hacer caer todos los prejuicios masculinos relativos a la fragilidad femenina.

Tabei nació en Miharu, la prefectura de Fukushima, en 1939 y era la quinta de siete hermanos. Su alma aventurera salió a los 10 años cuando ascendió al monte Nasu, un volcán al norte de Japón, en un grupo organizado por un profesor de su escuela. Esta experiencia cambió su vida para siempre y nadie pudo frenarla.

Su papel en la sociedad que le tocó vivir, como el de muchas mujeres, era que solo podía aspirar ser secretaria o auxiliar administrativa si conseguía un trabajo o a permanecer en casa para cuidar de los hijos. Consciente que solamente los estudios universitarios podían ayudarle a prosperar, estudió literatura inglesa entre 1958 y 1962 y, a la vez que trabajaba como editora de una revista científica y ocasionalmente enseñaba piano e inglés para poder financiar su gran afición, en silencio, y compaginando trabajo y ocio, a mediados de los años sesenta había escalado todas las montañas más altas de Japón, incluido el Monte Fuji.

“Fui un caso excepcional. Sentí una especie de complejo de inferioridad al hablar con acento de Fukushima, porque la mayoría de las estudiantes eran de ciudades»

El Ladies Climbing Club

En su época universitaria quiso formar parte del club de alpinismo pero se encontró con numerosas muestras de rechazo por parte de los chicos integrantes de dicho club. Consideraban que las mujeres no tenían ni la resistencia ni la preparación suficientes para aguantar una ascensión. Los grupos de alpinistas siempre estaban dominados por hombres, que no dudaban en pensar que estaba buscando esposo y en decirle que su lugar era la casa y no la montaña.

«Tuve la suerte de encontrar un amigo en el campus que iría a las montañas conmigo, así que caminamos juntos muchas veces. Cuando conocí a un grupo de estudiantes varones y supe que estaban en un club alpino, sentí mucha envidia»

Entonces decidió fundar el club de alpinismo Ladies Climbing Club en 1969 y con otras mujeres organizó las expediciones que empezaron a escalar picos como el Monte Fuji o el Matterhorn en los Alpes. Su primera gran ascensión fue en 1970 cuando escaló el Annapurna III por una nueva ruta en la cara sur.

La burocracia masculina

Tras el éxito en el Annapurna III, Junko solicitó en varias ocasiones al gobierno de Nepal, los permisos necesarios para escalar el Everest. Durante cinco años estuvieron batallando contra la discriminación de la burocracia que les impedía la ascensión al techo del mundo. La ONU declaró 1975 como Año Internacional de la Mujer y los contactos diplomáticos entre el organismo internacional y Nepal dieron sus frutos. La expedición de Tabei fue la única en recibir el permiso.

Cuando Tabei tenía 35 años y una hija de dos años en casa, la expedición formada solo por mujeres se puso en marcha. El presupuesto era muy limitado y todas tuvieron que pagar parte del coste: cada una aportaba una cantidad de dinero similar al promedio anual de un salario en Japón. Esos problemas de financiación obligaron a las componentes a confeccionar ellas mismas los sacos de dormir con plumón importado de China y mochilas impermeables con fundas de asientos de coches. Pero enfrente todavía quedaba vencer las reticencias de los sherpas: encontrar porteadores para la ascensión también fue otro obstáculo que Tabei y su grupo de 14 alpinistas tuvieron que sortear.

Cima después de un alud

El 4 de mayo de 1975, el campamento situado a 6.300 m. de altura fue barrido por una avalancha con las alpinistas y sherpas en su interior. Junko Tabei quedó enterrada por nieve y piedras y perdió el conocimiento durante unos cinco minutos hasta que un sherpa la rescató. Nadie resultó herido.

“Cinco de nosotras estábamos durmiendo en una tienda de campaña en el campamento 2. Sin ninguna señal, fuimos golpeadas por una avalancha y enterradas bajo la nieve. Estaba enredada en la tienda con las otras cuatro compañeras del club. Comencé a sofocarme y pensé en cómo se reportaría nuestro accidente. Entonces, de repente los sherpas que nos acompañaban nos rescataron. Pasaron tres días hasta que pude caminar y moverme con normalidad»

Dos semanas después coronaba el Everest junto al sherpa Ang Tshering.

A partir de entonces completó las siete cumbres más altas de cada continente y hasta 2008 había escalado las cimas más altas de más de 70 países por todos los continentes.

Defensora del medio ambiente

En el año 2000, a los 61 años, Junko Tabei volvió a la universidad para obtener un posgrado en Ciencias Ambientales porque le preocupaba el tipo de turismo que se había desarrollado alrededor del Everest, así como los desechos en la montaña. Después de su graduación se convirtió en directora del Himalayan Head Trust de Japón y una firme defensora del medio ambiente, publicó una tesis universitaria sobre el problema de las basuras en el Himalaya.

Murió en 2016 a los 77 años de edad de un cáncer del que tenía constancia años antes pero que no le impidió seguir ascendiendo montañas hasta los 76 años.

No tenía la intención de ser la primera mujer en subir al Everest y prefiero ser recordada como la persona número 36 que lo consiguió”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!