Makazole Mapimpi. Algo más que un try para el rugby surafricano

Makazole Mapimpi

Procedente de una zona rural pobre, hizo llorar a su entrenador con su historia familiar y se convirtió en el primer sudafricano que anotó un ensayo en una final de la Copa del Mundo de Rugby

«No te ganarás la vida jugando a rugby». Si hubiera escuchado los consejos de su hermana y su madre, Makazole Mapimpi no habría anotado el primer ensayo de la selección surafricana de rugby en una final de la Copa del Mundo. Mapimpi no fue a una escuela de rugby, ni pudo jugar desde niño en un club de su ciudad ni tampoco fue visto por ningún cazatalentos.

Su destino no estaba escrito y él se empeñó en romper las líneas que le encorsetaban en un espacio social acorde con su procedencia: negro, pobre y sin estudios en una Suráfrica que luchaba por dejar los fantasmas del apartheid atrás pero que todavía tenia resquicios de aquello que les separaba.

Hasta los 24 años no llegó a un club profesional para demostrar sus cualidades y, en solo tres años, ya fue seleccionado por los Springboks para una Copa del Mundo. Un ascenso fulgurante que no le ha impedido recordar de donde viene y que, con humildad y constancia, todo llega.

«Nadie de mi familia jugó al rugby. Soy el primero y el único»

Makazole Mapimpi a Rassie Erasmus
Makazole Mapimpi, ensangrentado por un golpe defendiendo la camiseta de los Springboks

Descubre más historias de atletas que han ido a contracorriente, que han roto los esquemas o han superado los obstáculos de la vida a través del deporte

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Nacido un 26 de julio de 1990 en Tsholomnqa, un pueblo en el distrito de Mdantsane, en el Cabo Oriental de Suráfrica y a 11 horas en coche hasta Ciudad del Cabo, nada hacía presagiar que, de ese ambiente rural y muy pobre, saldría un jugador de rugby excepcional.

Más aún conociendo la historia que Mapimpi contó a los medios tras el partido que les proclamó campeones del mundo: su madre y su hermana sabían de las dificultades y obstáculos que encontraría en el camino el pequeño Makazole para llegar a jugar con algún equipo y mucho menos llegar a los Springboks que ya se habían coronado campeones del mundo en 1995 y 2007.

Pero no avancemos acontecimientos. Makazole asisitió a la Escuela Secundaria Superior Jim Mvabasa en King William’s Town, a una distancia de 43 km que debía recorrer, algunas veces a pie y otras en un transporte compartido.

En 2009, a los 19 años y después de que los Springboks se proclamasen campeones del mundo por segunda vez en 2007, Makazole empieza a jugar con el combinado de sub19 de los Border Bulldogs de East London, un equipo profesional que disputa la Currie Cup, la liga doméstica de Suráfrica.

Descubre más historias

Las desgracias nunca llegan solas

El gran impulso que le dio Nelson Mandela al rugby surafricano con la organización de la Copa del Mundo de 1995, cala en las capas más pobres de la sociedad surafricana. Los negros asimilan el rugby como propio cuando era hasta 1995 un deporte de los blanco racistas. Los negros amaban el futbol y Mandela consiguió unir el país bajo el paraguas del balón ovalado.

Pero en el plano personal, Makazole sufre varias desgracias personales familiares: hace unos años perdió a su padre y un hermano, Zolani, al no poderle curar con rapidez una pierna tras ser electrocutado. Un accidente automovilístico acaba con la vida de su madre, Eunice. A esta pérdida se une la de su hermana Zukiswa, enfermera, que desarrolla una enfermedad cerebral.

Makazole se queda solo y se va a vivir con unas tías parientes de su madre. Aún así y soportando el duelo, sigue jugando y entrenando para demostrarse que es capaz de llegar lejos en el rugby.

Makazole Mapimpi firmó como profesional en 2014

Un equipo en bancarrota

A principios de 2014, los Border Bulldogs, de East London, se declaran en bancarrota, justo cuando él cumple 24 años y firma de forma profesional por el equipo. Durante dos años y con un equipo hecho de jugadores descartados de otros equipos, intentan sobrevivir en la liga surafricana. Mapimpi realiza grandes actuaciones y anota ensayos importantes pero no puede evitar dolorosas derrotas en la Copa Currie de 2014 y en la Vodacom Cup de 2015.

En 2014 quedan últimos y en 2015 pierden 6 de los 7 partidos. En el único partido que ganan, contra los Boland Cavaliers en Alice, Makazole se erige como la estrella: anota tres ensayos (5 puntos cada uno) y las tres conversiones posteriores (2 puntos cada uno) y un penalti (3 puntos). Total 24 puntos de los 29 de su equipo.

Makazole Mapimpi con la Ellis Cup, la copa de campeones del mundo de rugby

Progresión hasta la selección

No pasa desapercibido para otros entrenadores que ven un buen potencial en un equipo menor. En 2017 juega una temporada en los Southern Kings de la liga Super Rugby de Port Elizabeth con 14 partidos jugados y 55 puntos. En la temporada 2017-2018 ficha por los Free State Cheetahs anotando 35 puntos en 6 partidos y por los Cheetahs el mismo año con quien juega 13 partidos y acumula 50 puntos.

En 2018, los Sharks adquieren los servicios de Makazole. En dos temporadas anotará 70 puntos en 32 partidos. En 2021 renueva por los Sharks con quien espera empezar este año una nueva temporada en la Pro14, la liga internacional formada por los cuatro equipos de Super Rugby de Sudáfrica: Sharks, Stormers, Lions y Bulls, además de Cardiff, Ospreys, Scarlets, Dragons, Leinster, Munster, Ulster, Connacht, Edinburgh, Glasgow, Benetton y Zebre.

El 2 de junio de 2018, a los 27 años, Makazole hace su debut de test con la selección surafricana contra Gales en Washington DC. Anotó un ensayo en la derrota 22-20 pero volvió a ser convocado en la victoria contra Argentina (34-21) en Durban en agosto.

Las lágrimas de Rassie Erasmus

Entre el 20 de septiembre y el 2 de noviembre de 2019 se celebró en Japón el evento que paraliza el mundo del rugby a nivel mundial: la Copa del Mundo. Suráfrica venia de cosechar un tercer puesto en la edición anterior (2015) que ganó Nueva Zelanda con sus temidos All Blacks.

Como operación de marketing, desde la Federación Surafricana de rugby tuvieron la idea que dentro de los números que llevan los jugadores en la espalda apareciesen las imágenes de algún ser querido de los jugadores para que sintiesen el calor de los suyos durante el largo periodo de partidos de la Copa del Mundo.

Cada uno fue aportando una foto de un padre, una madre, una abuela o un hermano hasta que llegó el turno a Makazole. Rassie Erasmus vio que la foto que llevaba Mapimpi era de su rostro a lo que le inquirió. Mapimpi se sinceró con su entrenador y le dijo que no tenía ninguna foto de un familiar directo puesto que sus padres y hermanos habían fallecido.

Tal broche de sinceridad conmovió a Erasmus que en un documental cuenta las sensaciones que tuvo al conocer la noticia y su historia de superación hasta llegar al combinado Springbok.

Lukhanyo Am abraza a Makazole Mapimpi en la Copa del Mundo de 2019. En el 11 de la espalda de Mapimpi aparecen las fotos de los familiares de los jugadores

El try de la Copa del Mundo

Makazole Mapimpi había disputado solo 8 partidos internacionales hasta llegar a la final de la Copa del Mundo contra Inglaterra. El 2 de noviembre de 2019, en el estadio Yokohama, corría el minuto 66 y los dos equipos solamente habían sumado puntos en penalties: los ingleses, mediante Farrell, habían anotado 4 de 5 intentos (12 puntos) mientras los surafricanos, con Pollard chutando, habían sumado 6 de 8 (18 puntos).

En una jugada rápida que desbarató la defensa inglesa tras una melé, el balón le llega a Mapimpi en el borde del campo que ve espacio para correr, golpea el balón hacia adelante y su compañero Lukhanyo Am lo recoge en el bote y se lo cede para que corra los últimos metros hasta llegar a la línea de fondo y poner el 12 a 23 en el marcador. Pollard anotó la conversión y sumó 2 puntos más.

Toda una nación y sobre todo, miles de niños de barriadas y suburbios surafricanos con un sueño, celebraron ese ensayo, el primero de Suráfrica en una final.

En el minuto 74, ante el estupor inglés, Kolbe anotaba otro try y con la conversión posterior dejaba el marcador en un 12-32 histórico.

Dar esperanza al pueblo

Cualquiera que provenga de las zonas rurales entenderá el logro de Mapimpi, que su esfuerzo puede tener una recompensa. Su ejemplo da la razón a todos aquellos que luchan por aprovechar sus oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!