Moustapha Cissé. Un amateur goleando en la Serie A

Tras salir de un equipo de refugiados en el que no podía jugar ni como aficionado, decidió con un gol el Atalanta-Bolonia.

Cuando los baloncestistas norteamericanos llegan a Europa para jugar, a menudo se les pregunta por la aclimatación a un nuevo entorno. Y la respuesta siempre es la misma: “Basket is basket”. En el instante que Moustapha Elhadji Cissé (14/9/2003) golpeó el balón con la izquierda con toda su alma hasta enviarlo al fondo de la portería, las líneas que le separaban de la 8ª división con la máxima categoría del fútbol de Italia, se disiparon.

Descubre más historias de atletas que han ido a contracorriente, que han roto los esquemas o han superado los obstáculos de la vida a través del deporte

¿Por qué es un ‘Outsider’?

“Fútbol es fútbol” debió pensar en el momento que Gian Piero Gasperini le ordenó que saliera al campo en el minuto 65 desde el banquillo con el 0-0 en el marcador. Y cumplió. En el 82’ marcó el gol de la victoria en un partido de la Serie A frente al Bolonia y los tres puntos volaron a Bérgamo el pasado 20 de marzo.

Con 18 años y 187 días, Cissé hizo su debut con los nerazzurri rompiendo todos los cánones conocidos del fútbol. Falto de entrenamiento profesional continuado, sin apenas conocer los entresijos de un vestuario de la máxima categoría ni las tácticas o posiciones trabajadas por Gasperini a lo largo de la temporada, lo suplió con intensidad y, como se dice vulgarmente a los juveniles que suben al primer equipo, “a comerse la hierba”. Obtuvo su premio y salió a hombros del terreno de juego.

Instante en el que Cissé anota el gol de la victoria frente al Bolonia.
Foto Courtesy EFE/EPA/ELISABETTA BARACCHI

ASD Rinascita Refugees

Como muchos inmigrantes africanos, Moustapha salió de Conakri, capital de Guinea, con la idea de prosperar en Europa, tras fallecer su padre. Un periplo peligroso, no exento de incertidumbre, pero con la mirada puesta en un futuro incierto. Llegó a Italia en 2019 con 16 años y la Cooperativa Rinascita en Copertino, cerca de Lecce, en la península de Salento (el tacón de la bota de Italia) le recibió como a muchos otros que cruzaron el Mediterráneo con el objetivo de formarlos en un oficio, darles asilo gestionando sus papeles y procurando que su vida diaria sea lo más normal posible.

Como el deporte es un buen canalizador de emociones y sentimientos y sirve para despejar momentáneamente los problemas, la Cooperativa Rinascita (Renacimiento en italiano) creó un equipo de fútbol formado solo por refugiados: el ASD Rinascita RefugeesNiang Baye Hassane, senegalés y mediador lingüístico está al frente del equipo que disputa la Segunda Categoría en la base de la pirámide del fútbol italiano, la 8ª división.

Entrenan los jueves por la noche en Carmiano y juegan la liga en el campo del Leverano, alternando con el primer equipo que juega la Promoción. Campos de tierra, instalaciones precarias y material recogido de donaciones de entidades benéficas con el fútbol como salida a cada historia dura de pobreza y violencia de cada refugiado. Vicenzo Nobile, alma de la Cooperativa, es el administrador que se encarga del papeleo.

Moustapha Cissé empezó en el torneo Primavera donde deslumbró.
Foto courtesy Instagram Moustapha Cissé

Solo amistosos y convenció

Cissé lo acogieron en el equipo, pero no le pudieron hacer la ficha federativa al ser menor de edad no acompañado. La normativa FIFA es muy estricta al respecto después de los casos que ocurrieron hace unos años con varios clubes de Europa fichando adolescentes. 

Pendiente de alcanzar la mayoría de edad, entrenó y participó en partidos amistosos y de fútbol sala. En un amistoso contra el Lecce Primavera sub19 y en el torneo ‘Proyecto Red’ fue donde los ‘scouters’ del Atalanta hicieron su trabajo. Le vieron jugar y no dudaron en captarlo. 

El club liberó un cupo extracomunitario para convocar a Cissé y debutó en la Coppa Italia Primavera el 23 de febrero. Jugó durante 13 minutos en la victoria 4-2 ante la Sampdoria. Los tres siguientes partidos los jugó al completo: contra el Lecce no anotó, pero hizo dos al Milan y el gol de la victoria frente al Nápoles. ‘Gasp’ tomó nota y cuando vio que le faltaban atacantes, le convocó el 13 de marzo para el partido contra el Genoa pero no jugó (0-0). 

Cissé se integró en la estructura del primer equipo en un escaso y vertiginoso mes y medio: de jugar con los amigos en pabellones a ocupar un puesto en el banquillo del Atalanta

El 3 de abril volvió a repetir en una convocatoria, esta vez ante el Nápoles, pero Gasperini lo hizo entrar en el minuto 83 y poco pudo hacer en la derrota por 1-3. Seguirá esperando que le den más minutos para demostrar su calidad.

Con el 99 en la espalda, Cissé pasó a formar parte del imaginario futbolero. El 20 de marzo de 2022 quedará por siempre grabado en la memoria de los aficionados al fútbol, los nostálgicos y los pragmáticos, los ávidos de historias de superación y los que creen que solo es ‘flor de un día’, pero para todos, fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!