Nary Ly. La científica que fue olímpica tras sobrevivir las atrocidades de los Jemeres Rojos

Nary Ly

Superviviente de los campos de la muerte de Camboya, se convirtió en la primera doctora en Biología de su país y primera camboyana en correr un maratón olímpico.

Nary Ly se metió casi por azar en las carreras después de una vida dedicada a la investigación científica y a las enfermedades infecciosas. A los 37 años corrió su primer maratón. Y fue olímpica con 43. Lo fue para homenajear a todas las víctimas del genocidio perpetrado por el ejército de Pol Pot contra su propia población. Y para resarcirse de sus propios fantasmas.

La utopía comunista de los Jemeres Rojos la marcó para siempre pero devolvió el golpe demostrando que se puede salir a flote convirtiéndose en una prestigiosa investigadora científica y, además, correr en unos Juegos Olímpicos.

Aunque fue la última clasificada (133 de 157 participantes – 3:20:20) del maratón de los Juegos Olímpicos de Rio de 2016, su reto era acabarla. Con el tendón de Aquiles lesionado desde el kilómetro 7, se convirtió en una fuente de inspiración para todos los camboyanos y atletas del mundo.

(En este blog ya queda demostrado, con los muchos Outsiders publicados, que nunca hemos juzgado los logros deportivos desde la perspectiva simplista del éxito).

Descubre más historias de atletas que han ido a contracorriente, que han roto los esquemas o han superado los obstáculos de la vida a través del deporte

¿Por qué es una ‘Outsider’?

Detrás de una aparente fragilidad, aparece una mujer luchadora, consciente de la carga que lleva y de las penurias que la han hecho más fuerte, desde estar separada de su familia a integrarse en otra sociedad para abrirse camino a través de la ciencia y la investigación.

Un espíritu de lucha que la llevó a sobrevivir los campos de la muerte instaurados por Pol Pot para ‘limpiar’ la sociedad camboyana de la civilización y la cultura y que también le ayudó a superar los obstáculos del idioma y las reticencias culturales que se encontró en su nueva vida en Francia.

En silencio y con máxima dedicación al estudio, concentró sus esfuerzos en la ciencia y la investigación durante años sin plantearse nunca en dedicar parte de su tiempo al deporte de competición hasta que el amor se cruzó en su vida. El destino puso a Salva Calvo en su camino. Runner, ganador de numerosas carreras de ultratrail, aceptó entrenarla y guiarla hacia su objetivo: correr el maratón de los JJ.OO. de Rio 2016.

Camboyanos huyendo de la capital ante los ataques de los Jemeres Rojos

El genocidio de los Jemeres Rojos

Nacida en 1972, Nary Ly dice no recordar muchas cosas antes de los cinco años. Lo único que recuerda es la sabrosa comida de su madre y estar jugando con los amigos de su pueblo, en la región de Kampong, cerca de la capital de Camboya, Phnom Penh.

Pero fue a partir de abril de 1975 cuando los miembros del partido comunista de Kampuchea tomaron el poder del país derrocando la dictadura militar de Lon Nol, fundaron la Kampuchea Democrática e instauraron un sistema autoritario en base al comunismo que erradicaba la cultura y las ciudades convirtiendo a todos los ciudadanos en campesinos. Las bibliotecas y los libros fueron quemados, las medicinas erradicadas y los doctores aniquilados, se abolió la propiedad y el dinero y llevar gafas era símbolo de intelectualidad y estaba penado con la muerte. Entre dos y tres millones de camboyanos fueron expulsados de las ciudades.

Fotografías de los desaparecidos por el genocidio de los Jemeres Rojos

Esclavizados en campos de trabajos forzados y obligados a vestir todos iguales de negro con un pañuelo de cuadros en la cabeza, los Jemeres Rojos se dedicaron a exterminar a la población camboyana por el mero hecho de hacer ‘limpieza’. El desprecio por la vida humana se refleja en los campos de la muerte, fosas comunes, familias enteras aniquiladas y depravación total durante los 45 meses (hasta enero de 1979) que duró su régimen de terror. Las ONU calcula que hicieron desaparecer cerca de dos millones de muertos.

Nary Ly se vio separada de su familia, camino hacia un campo de refugiados en Vietnam que ya había terminado su guerra contra Estados Unidos y mantenía una fricción velada con los Jemeres Rojos.

Tras su paso por el poder, se descubrieron miles de fosas comunes con los restos de camboyanos

Francia: un nuevo paisaje

Tuvo la suerte que no tuvieron otros niños camboyanos: a los 10 años fue adoptada por una familia francesa. Pero esto también acarreó un muro que franquear. El idioma primero y las reticencias raciales después formaron el carácter introvertido de Nary. En la escuela, encontró en los estudios científicos su lengua: las matemáticas eran números y se le daban bien.

Entroncó su aprendizaje hacia la biología que le llevó a realizar un postdoctorado en el centro de Inmunología de Nueva York convirtiéndose en la primera camboyana en atesorar el título de doctora en Biología y Ciencias Médicas.

En 1998 regresó a Camboya por primera vez. Todo lo ocurrido durante su infancia que había quedado escondida en su mente, volvió. Con 26 años descubrió un país todavía anclado al pasado turbulento, silenciado por la maleza y quiso devolver cierta esperanza a los camboyanos de que se debía reconstruir de nuevo el espíritu del país. Trabajó en el Instituto Pasteur de Camboya y para celebrar su doctorado en Biología decidió correr una carrera popular.

Organizó una carrera para recoger dinero para niños con SIDA (un tema muy relacionado con su tesis doctoral) y empezó a entrenar. Terminar la carrera insufló un aire nuevo en Ly. Su exmarido la animó a seguir corriendo y se apuntó a la media maratón. En 2014 apareció Salva Calvo que se había apuntado a una prueba de resistencia en Camboya.

Entrenamiento para Rio2016

El objetivo de llegar a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se había desvanecido por la falta de preparación. Pero no la fuerza de voluntad de Ly. Siguiendo la estela de otros maratonianos, Calvo y Ly viajaron hasta Kenia para entrenar tres meses en el Centro de Alto Rendimiento de Lornah Liplagat.

Había que rebajar el reloj hasta las tres horas para poderse clasificar y tener opciones de llegar a los JJ.OO. de Río de 2016. A los 37 años, el maratón de Valencia de 2015 fue decisivo para conseguir la marca mínima.

El maratón: Inicio y fin

Quince días antes de la prueba de maratón de los JJ.OO. de 2016, tuvo problemas con el tendón de Aquiles. Un fuerte dolor hacía presagiar lo peor. Pero no podía desistir. Correría por un país y por los miles de desaparecidos y muertos por el régimen de Pol Pot.

La angustia se apoderó de ella durante varios días. Debía correr y terminar.

En el km. 7 nota el dolor como reaparece en el tendón pero aún así, continua. Y acaba. Última pero feliz de haber cumplido su sueño con Salva a su lado.

Retiro en León

Nary Ly necesitaba contar lo vivido en un libro que le sirvió de catarsis. Retirada en León, España, junto a Salva, fue desgranando los episodios más duros y los contratiempos que surgieron en su camino para plasmar un espíritu de lucha. De superviviente, de científica y de maratoniana. Todo un ejemplo.

Un comentario sobre “Nary Ly. La científica que fue olímpica tras sobrevivir las atrocidades de los Jemeres Rojos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!