Renée Richards

Tres historias a contracorriente. Desde el primer cambio de sexo de un deportista que generó polémica hasta los transexuales que compiten hoy.

Primer servicio: hombre. Segundo servicio: mujer. El debate nació a mediados de los 70 cuando el tenista Richard Raskind tomó la decisión de operarse y convertirse en Renée Richards y seguir compitiendo pero en el circuito femenino. Las tenistas que debían competir contra ella se retiraron del torneo o mostraron su desaprobación. ¿Un hombre que se ha sometido a un cambio de sexo tiene más ventaja en el deporte que una mujer nacida biológicamente?

Conoceremos tres casos: el del mencionado Renée Richards en el mundo del tennis, el de Charlie Martin en el del motor y el de Rachel McKinnon en el circuito de ciclismo de velocidad en pista. Tres historias diferentes escogidas con la intención de mostrar tres resultados distintos a un cambio de sexo.

Renée Richards
Renée Richards

¿Por qué son unas ‘Outsiders’?

Porque el cambio de sexo conlleva varias consecuencias con las que, a priori, no se cuenta. Empezando por la aceptación de los familiares y amigos más cercanos, de aquellos que te han conocido como hombre y ahora deben ver en ti una mujer. Ante los cambios físicos que son evidentes y el trabajo de psicólogos para reafirmarse como mujer, también aparecen otros aspectos como la voz que lleva meses de “entrenamiento” adaptarse a unos tonos más acordes con el físico. I finalmente sentirse a gusto con el propio cuerpo para seguir compitiendo al más alto nivel deportivo.

Renée Richards
Richard Raskind tomó la decisión de cambiar de sexo y convertirse en Renée Richards

Tres casos, tres historias

Renée Richards

Renée Richards nació como Richard Raskind pero en sus años escolares y universitarios ya empezó a vestirse y comportarse como una mujer. Desde principios de los años 50 hasta mediados los 60, Richards fue tomando conciencia de que no se sentía a gusto en su cuerpo de hombre. Excelente atleta en Yale y brillante estudiante de oftalmología, no fue hasta 1975 que tomó la decisión de cambiar de sexo con los problemas que le acarreó en el circuito femenino su presencia, hasta que un juez le dio la razón para participar en el US Open de 1977. Se había traspasado una barrera.

Porque la decisión de cambio de sexo le llevó casi 20 años. Primero con inyecciones de hormonas, psicólogos y psiquiatras varios, un supuesto médico en Casablanca, rechazo en las pistas y sorpresa en la familia más cercana para, finalmente, dar el paso de dejar de ser Richard para ser Renée (Renacer en francés). Una decisión a contracorriente, pero firme y decidida. Aunque reconoció que tiene sus dudas sobre su transexualidad.

“Sé en el fondo que soy una mujer de segunda clase, si hubiera tomado una droga que me redujera la presión la hubiera tomado sin pensar antes que operarme. No quiero ser ningún ejemplo a seguir para personas transexuales. Quiero decir públicamente que hay mejores opciones a la operación de cambio de sexo; hay muchas opciones a destrozarte la vida por la confusión de no saber quién eres”.

Renée Richards
El libro de Renée Richards explica cómo fue el cambio de sexo

De hombre a mujer

Richard Raskind era un prometedor jugador de tenis, considerado uno de los 20 mejores del circuito americano, que agarraba la raqueta con la izquierda, y que había jugado en muchos torneos de Estados Unidos preparándose para el US Open.

En 1970 se casa con una mujer, tiene un hijo pero en 1975 ya no quiere ser más un hombre, se divorcia y encuentra un médico argentino en Nueva York dispuesto a operarle. Tarda dos años en encontrar un quirófano disponible puesto que ningún hospital quería hacerse cargo de la operación. Finalmente, entra en un hospital de Queens como Richard Raskind y sale como Renée. Se traslada a vivir a California y sigue con su labor de oftalmólogo compaginándolo con torneos del circuito femenino.

En 1976 participa en el torneo de La Jolla como Renée Clark y vence. Pero un periodista especializado en tenis lo descubre y publica a cinco columnas: “El ganador es un hombre”. Se genera una polémica enorme y en el siguiente torneo, el de Orange, 25 de las 32 participantes se dan de baja. Algunas llevaban camisetas con el lema “Yo soy una mujer real”.

Semanas después se disputa el US Open y la organización le pide a Renée un análisis de cromosomas como el que se había hecho a las atletas de Europa del Este en los JJ.OO de México ’68. Ella se niega y lleva a la USTA (Federación americana de tenis) a los tribunales. Un juez le da la razón, la considera una mujer y el US Open debe admitirla sin hacer los controles.

Renée Richards
Renée Richards y Martina Navratilova. Foto: Sunday Times

En 1977 se vuelve a presentar pero cae en primera ronda de individuales. En dobles llega a la final contra Navratilova y Stove y pierde. Martina Navratilova fue de las primera tenistas que salieron del armario admitiendo su homosexualidad. En los años 80, Navratilova contrata a Renée para que sea su entrenadora pero en febrero de 2019 hizo unas declaraciones sobre la ventaja que tenían las mujeres transexuales por encima de las mujeres normales. Esto provocó las iras de la comunidad trans que la acusó de transfóbica.

Renée Richards
Renée Richards

Renée Richards se retira de la competición a los 47 años y en los dos libros que escribió sobre su paso de hombre a mujer admite que cayó muchas veces en depresiones por la dificultad que encontró en su vida profesional de ser aceptada como mujer y que se planteó el suicidio. También reconoce que “si uno quiere ser mujer hay mejores opciones que el cambio de sexo y destrozarte la vida”. No quiere ser reconocida como la primera transexual ni ser icono de ningún movimiento trans. El cambio le pasó factura emocional y física.

Charlie Martin
Charlie Matin, en el podio

Charlie Christina Martin

En el masculinizado mundo del motor aparece la figura de Charlie Martin que tomó la decisión de cambiar de sexo a los 31 años. El 1 de noviembre de 2014 entró en un quirófano para cambiar sus genitales masculinos por unos femeninos. Actualmente tiene 38 años y compite como piloto en el circuito inglés de GT5 Challenge preparándose para las 24 horas de Le Mans del próximo junio. Ha confeccionado su calendario de 2020 con la intención de llegar lo mejor preparada a la gran cita del motor de resistencia.

Charlie Martin
Primer video de Charlie Martin en su canal de Youtube donde explica el cambio de sexo que quiere realizar

Su vida en Youtube

A partir de 2012, Charlie Martin abre una cuenta en Youtube donde irá explicando paso a paso su transformación de hombre a mujer. Con 15.000 suscriptores y miles de visualizaciones, su canal ‘GoCharlie’ recoge todos los cambios a los que somete su cuerpo para pasar a ser una mujer transexual.

Desde que empieza por ir al psicólogo, las visitas al médico y la toma de hormonas para rebajar su índice de testosterona, los cambios que siente en su cuerpo por la ingesta de estrógenos, la operación de pecho, la depilación láser en la cara, los seis meses en los que trabaja en el cambio de voz, las relaciones sexuales, como explica a alguien con quien quiere mantener una relación personal su cambio de sexo y sobre todo los cambios físicos que acontecen con el día a día de piloto profesional.

Charlie Martin
Charlie Martin, ante la cámara explicando sus vivencias con el cambio hormonal al que se sometió

En su equipo y en el circuito profesional de las carreras, Charlie Martin no ha encontrado ningún aspecto negativo de desaprobación. Se ha sentido perfectamente respaldada por todos. Ningún piloto ha visto en ella ninguna ventaja y consiguió dar visibilidad al movimiento LGTBI cuando consiguió como miembro de la organización Stonewall que cada piloto llevase la bandera homosexual en el casco o en el mono durante una carrera en el circuito de Silverstone.

Charlie Martin
La piloto Charlie Martin tiene la intención de correr las 24 horas de Le Mans

Rachel McKinnon

Un caso diferente es la batalla que libra Rachel McKinnon para demostrar que no tiene ninguna ventaja sobre las otras mujeres cuando compite en la pista. Corredora en el rango de 35 a 44 años de ciclismo de velocidad en pista, ha ganado dos años seguidos los mundiales llevándose la medalla de oro.

Rachel McKinnon
Rachel McKinnon, con la bandera transexual

Surgió la polémica cuando la segunda clasificada declaró que era hacer trampa porque la masa muscular de Rachel era la misma que un hombre. La reacción en un deporte ciertamente explosivo que se dirime por centímetros en la llegada tras un sprint, aparece como una de las razones que esgrimen quienes consideran que Rachel tiene ventaja.

Rachel McKinnon es una canadiense que descubrió a los 13 años que quería ser niña pero no fue hasta los 29 cuando hizo el paso. Profesora de filosofía en la Universidad de Charleston en Carolina del Sur, tiene como objetivo clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como la primera transexual en conseguirlo.

Rachel McKinnon
Rachel McKinnon, en el podio con la medalla de oro de los Mundiales de ciclismo en pista

Tweet de Donald Trump Jr.

Tras su victoria en el Mundial de ciclismo en pista, recibió hasta 100.000 mensajes de odio contra ella por su condición de transexual en la que se la acusaba de hacer trampa. Hasta el hijo del presidente de Estados Unidos dijo que era una vergüenza que ganase una transexual animando a las otras mujeres a reclamar sus derechos como mujeres en ese deporte. Ella se defiende con una campaña en las redes sociales en la que declara que se siente mujer y que lleva 7 años rebajando su testosterona y que no afecta a su rendimiento.

“Hay mujeres más altas y más fuertes que yo. Si yo tuviera ventaja, ganaría siempre y no es así”.

La UCI y la organización ciclista internacional no han puesto ningún ‘pero’ a su participación en los Mundiales y han declarado que es justa vencedora sin cuestionar sus marcas que son de cuatro décimas de diferencia entre ella y la segunda clasificada.

Rachel McKinnon
Rachel McKinnon, ante la pancarta de su campaña

Hasta 5 nanomoles por litro de sangre

La testosterona se mide por la cantidad de nanomoles por litro de sangre que tienen las mujeres y los hombres. El promedio de una mujer está entre 0.7 y 2.8 nanomoles mientras que en un hombre está entre 6.9 y 34.7.

La IAAF, la federación internacional de atletismo, a raíz del caso de Caster Semenya en el mundial de atletismo de Berlín de 2009, puso como límite los 5 nanomoles por litro de sangre en las mujeres para que pudiesen competir con otras mujeres. El caso de Semenya, atleta surafricana con medalla de oro en Londres 2012 y Rio 2016, es una anomalía cromosómica: no dispone de útero ni ovarios y tiene los testículos internos.

Los índices de testosterona se pueden reducir en algunos casos con la ingesta de la pídora anticonceptiva. Los estrógenos para bajar la testosterona no afectan a los músculos ni a los huesos. Se distribuye la masa corporal, la piel es más fina pero hay riesgo de sufrir diabetes con la disminución de la sensibilidad a la insulina. Habitualmente, el tratamiento se alarga durante años y debe venir acompañado por informes clínicos y psicológicos que den su conformidad al cambio de sexo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *