Shep Messing. El portero de Pelé y Beckenbauer que fue despedido por un desnudo

Shep Messing

Judío de ascendencia rusa, vivió de cerca la masacre de Múnich de 1972 como portero de la selección de Estados Unidos y causó un gran revuelo por unas fotos en una revista erótica femenina.

En la segunda mitad de los años 70, el New York Cosmos era una enorme fiesta que parecía no terminar nunca: jugadores míticos en sus filas, el estadio lleno cada fin de semana de partido, estrellas de la música pasando por el vestuario, invitaciones VIP para Studio54, giras,…. Aunque mucha gente no tuviera ni idea de qué iba todo aquello del soccer, con Pelé, Beckenbauer, Carlos Alberto y Giorgio Chinaglia, se empezó a fraguar la idea de que la liga americana de soccer cogía una velocidad para equipararse a otras ligas.

Para ello, también fue necesario el papel de Shep Messing.

Descubre más historias de atletas que han ido a contracorriente, que han roto los esquemas o han superado los obstáculos de la vida a través del deporte

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Tal y como vimos en el artículo dedicado a Bruce Grobbelaar, el Laureado ‘Red’ que superó las tragedias con excentricidades, todos los porteros esconden otro ‘yo’ que choca con el comportamiento habitual de los futbolistas.

Messing tenía fama de ser un personaje un poco excéntrico. A los 24 años ya había vivido lo bastante en el lado salvaje de la vida como para atesorar un currículum interesante: bacanales sexuales, estupefacientes en el límite legal, intentar lanzar un compañero de habitación por la ventana durante su época universitaria, la tensión de la masacre de Múnich, largas noches sin dormir que le afectaron a su rendimiento y temas extradeportivos, como unas fotos para una revista erótica femenina, que él justificó recordando que la liga americana de fútbol necesitaba «visibilidad». No le importaba mucho lo que pensaran de él.

«¿No queríais exposición en los medios?. Pues yo os he dado más cobertura informativa en un segundo del que habéis logrado vosotros en toda la temporada»

Shep Messing

Pero, por encima de todos los episodios de dudoso comportamiento, había un portero seguro, buen compañero y gran profesional.

Shep Messing disputó solamente 9 partidos con NY Cosmos antes de las polémicas fotos y 30 después de los Minutemen

La masacre de Múnich

Shep Messing ocupó la portería de la selección de Estados Unidos para los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 sin militar en un equipo profesional. Estudiante de Harvard, había sido escogido dos veces para el equipo All-American y se fogueó en los Juegos Panamericanos de Cali de 1971 donde EE.UU. quedó sexta de 12 equipos participantes.

En los JJ.OO. cosecharon dos derrotas (contra Malasia y Alemania Federal) y un empate (contra Marruecos) por lo que no pasaron de la fase de grupos. Messing solamente disputó un partido, el último contra la Alemania Occidental. Tuvo que recoger el balón del fondo de la red siete veces. No fue un debut muy prometedor en unos Juegos pero hay que tener en cuenta que el fútbol en Estados Unidos era totalmente amateur.

Lo que realmente impactó en la vida de Shep fue el secuestro y asesinato de los atletas olímpicos israelís la madrugada del 4 al 5 de setiembre. Once atletas murieron en el intento de forzar, por parte del grupo terrorista palestino Setiembre Negro, la liberación de 234 prisioneros. Una concatenación de malas decisiones y falta de preparación policial para gestionar un secuestro, desembocaron en un fatal desenlace. Messing, hospedado en la villa olímpica, estaba a 30 metros de las habitaciones de la delegación israelí y tuvo que ser protegido, junto a otros 11 atletas más de ascendencia judía entre los que había Mark Spitz, de un posible ataque de los terroristas. Spitz, habiendo completado sus competiciones, abandonó al día siguiente la delegación por miedo.

«Realmente, forjé una mayor identidad judía a partir de ese momento. Ese fue un punto de inflexión en mi vida como atleta y como judío».

Shep Messing
Las fotos por las que se prestó a posar desnudo causaron un gran revuelo y fue despedido del NY Cosmos

A la calle por unas fotos eróticas

Al volver de los JJ.OO. recibió ofertas de México y de Alemania Occidental para jugar en equipos menores pero no tenía ganas de aventuras en el extranjero y llegó a un acuerdo con el New York Cosmos para la temporada 1973-1974 haciendo su debut en un partido de exhibición el 20 de mayo de 1974.

Pero su primera etapa en el Cosmos terminó abruptamente en diciembre. Solamente había participado en 9 partidos cuando decidió posar desnudo para la revista femenina ‘Viva’ por lo que le pagaron unos 5.000 $ (unos 26.000 euros actuales). Unas fotos donde enseñaba su miembro viril en un estado de casi erección hicieron temblar los cimientos de la recatada directiva neoyorquina. La excusa fue que había violado una cláusula moral de su contrato.

La foto de la polémica. Shep Messing posó desnudo para la revista ‘Viva’ y le costó el despido

Tal osadía de tomarse la libertad por unos temas extradeportivos le acarrearon la expulsión del equipo. No tardó en recalar en otro conjunto de la NASL: los Boston Minutemen se hicieron con sus servicios durante una temporada y media. Jugó 27 partidos y lideró la tabla de porteros menos imbatidos de la temporada 1975-1976.

Casi al terminar la temporada de 1976, el propietario de los Boston Minutemen comenzó a vender jugadores puesto que las deudas apretaban al club y veía que no podría pagar las fichas. Messing fue uno de ellos.

Nuevo destino: el New York Cosmos.

Durante la temporada 1976-77, NY Cosmos se proclamó campeón de la NASL

El equipo estelar

Messing llegó de nuevo al Cosmos para jugar la temporada 1976-77 porque el portero titular, Bob Rigby, se había lesionado. Volvió al equipo en el mejor momento, en un escenario preparado para impulsar el fútbol en Estados Unidos. Pero descompensado. Solamente el NY Cosmos tiraba del carro gracias a Steve Ross, magnate de la industria audiovisual.

Con Pelé, Beckenbauer, Carlos Alberto y Giorgio Chinaglia, el Cosmos vivió el mayor apogeo deportivo. Y también mediático: la cobertura de los partidos se amenizaba con la apertura de los vestuarios y la publicación de fotos de las estrellas del rock pasando a ver a las figuras deportivas.

Messing jugó 30 partidos y, evidentemente, el Cosmos se proclamó campeón de la liga NASL con la famosa foto de Pelé llevado a hombros por sus compañeros.

Shep Messing, portero de los Oakland Stompers

El mejor pagado

Shep Messing se fue al terminar la temporada como agente libre anunciando a la prensa que el NY Cosmos «no le pagaba lo que él creía que se merecía» y que no se veía en un lugar como Tulsa o Rochester. Fichó por los Oakland Stompers por 100.000$ (unos 397.000 Euros actuales) por año. Ese contrato lo convirtió en el estadounidense mejor pagado de la NASL. Disputó 25 partidos.

Los Stompers era una franquicia que venía de los Connecticut Bicentennials pero solamente duraron una temporada en California y su propietario, Milan Mandaric, un empresario americano de origen serbio, se lo llevó a Edmonton. Mandaric se hizo rico al crear una compañía de componentes para ordenadores tras salir de Yugoslavia a principios de los 70. Durante los 90 y 2000, compró y vendió los equipos ingleses de Portsmouth, Leicester City y Sheffield Wednesday.

Messing recaló entonces en un sitio donde había dicho que no quería ir: Rochester. Con los Lancers jugó 29 partidos en la temporada de 1979.

New York Cosmos, campeones de la temporada 1976-77

Retiro en la MISL

Apareció entonces una liga de futbol indoor: la Major Indoor Soccer Leagu (MISL). Allí iban los jugadores que dejaban los terrenos de juego grandes para pasarse un tiempo en pabellones. Esta liga nació en la temporada 1978-79 y existía una franquicia de los Rochester Lancers en Nueva York, los Arrows.

Messing, con 29 años se pasó al fútbol indoor. Con los Arrows jugó 163 partidos entre 1978 y 1984. Hasta llegó a ser entrenador interino en 1983 con el despido de Don Popovic. Hizo un amago de retiro pero, al convertirse en copropietario de los New York Express, siguió jugando hasta la primera mitad de la temporada 1986-87 en 13 partidos.

Ahora trabaja de analista de fútbol de la Major Indoor Soccer League y de la MLS para la ESPN además de haber sido comentarista en el Mundial de 2002 y de 2006 y analista especialista de los New York Red Bulls.

«A fin de cuentas, eran los años 70 y a todos nos gustaba transitar por el lado salvaje de la vida»

Shep Messing preguntado porque se hizo las famosas fotos desnudo
Un equipo plagado de estrellas. Giorgio Chinaglia, Pelé y Franz Beckenbauer

ANEXO

Así nació el New York Cosmos

En México 70, Brasil se había proclamado, por tercera vez, campeona del mundo tras vencer todos los partidos clasificatorios hasta la final y mantener en propiedad la Copa Jules Rimet. La cercanía donde se había celebrado el Mundial y el eco del deporte más practicado en el mundo hicieron que varios empresarios americanos apostasen por el fútbol.

Para entender mejor el club donde recaló Pelé a partir de 1975, hay que destacar la figura de Steve Ross, empresario y director ejecutivo de Time Warner y Warner Communications, cuando impulsó en 1971 la creación de un equipo de fútbol en Nueva York. Era un club semiprofesional, casi de barrio, al que los medios de comunicación estadounidenses escritos y audiovisuales no dieron ninguna cobertura pero que Ross estaba empeñado en que se hiciera grande.

Pero los otros 10 inversores, temerosos de que el club fuera una ruina al ver las pocas expectativas que generaba entre la población blanca, vendieron su parte por 1 $ a Warner Communications por lo que Steve Ross pasó a controlar el club como una empresa más del conglomerado audiovisual.

Pelé, el día de su despedida del Cosmos

La llegada de Pelé y Beckenbauer

Luego apareció la idea de llevar a Pelé al Cosmos como señuelo de otras estrellas en el ocaso de su carrera deportiva pero sin la presión de las ligas suramericanas o europeas. En el artículo El golpe de estado que atrapó a Pelé y Arthur Ashe en Nigeria, detallamos los motivos que hicieron volver al astro brasileño del retiro en el que se encontraba a los 34 años. Hasta Henry Kissinger, poderoso secretario de estado de Estados Unidos medió para traerlo.

Pelé se convirtió en el deportista mejor pagado de Estados Unidos y del planeta. Las dos temporadas por las que fichó costaron 4.5 millones de dólares. Una barbaridad si tenemos en cuenta que multiplicaba por diez el sueldo de un jugador de la NBA y por doce el de un jugador de baseball. Y todo ese dinero era para un atleta que el 80% de los estadounidenses no habían oído nunca su nombre en un deporte y una liga, la NASL, que solamente seguía un 5% de la población, la mayoría de Centroamérica y Suramérica.

El siguiente Mundial de fútbol se celebró en la Alemania Occidental y la acabó ganando el país anfitrión ante Países Bajos, que entonces también era una potencia en el fútbol. La Alemania de Maier, Breitner, Bonhof, Uli Hoeness o Gerd Muller desplegó un juego preciso y calculado que le llevó a la victoria y a Beckenbauer a firmar un contrato con el Cosmos que demostró a los norteamericanos que el fútbol también era cosa de blancos de países del primer mundo ya que muchos, al hablarles del soccer, lo relacionaban con los países pobres.

Shep Messing y Pelé durante su etapa en el NY Cosmos

¿Qué era la NASL entonces?

Antes del desembarco de todas las estrellas del fútbol mundial que pudo se pudieron reunir en el Cosmos gracias a la mano de Steve Ross, el soccer (para diferenciarlo del football americano) era un deporte que escasamente congregaba a unas 300 personas por partido. Los terrenos de juego eran paupérrimos, con gradas destartaladas y ningún servicio extra que hiciera el partido más ameno.

Nula implicación de los estamentos deportivos, poca afición local blanca y la NASL (North American Soccer League) intentando sobrevivir. Un tercermundismo difícil de concebir en el país más poderoso del mundo.

Los jugadores eran semiprofesionales rebotados de otros deportes en los que no tenían el suficiente nivel, que cobraban 2.000 dólares por temporada y lo compaginaban con otros oficios. Aún así, su selección seguía presentándose a los certámenes internacionales clasificatorios para los Mundiales.

La NASL nació en 1968 y transitó hasta mediados de los setenta como una liga menor de un deporte minoritario. A partir de la llegada de los astros procedentes de otras ligas como George Best en Los Angeles Aztecs o Johann Cruyff en los Washington Diplomats, cogió cierto impulso también gracias a un contrato televisivo por cable. Durante unos 10 años vivió su época dorada pero el público en general seguía sin entender muy bien ese juego en el que, sin anotar ningún gol, daba un punto.

La NASL , que siempre tuvo entre 7 y 12 equipos solamente, cayó en picado por problemas financieros de los equipos y de la misma organización y desapareció en 1984. Se refundó en 2011 como segunda división del fútbol estadounidense con el New York Cosmos como máximo galardonado con tres ligas y volvió a desaparecer, esta vez, ya de forma definitiva en 2018, pasando todos los equipos a otras ligas, principalmente a la USL Championship (2ª división).

El Cosmos acabó en la NISA (National Independent Soccer Association), una tercera división compartiendo categoría con la USL League One y la MLS Next Pro que se dividen regionalmente en varias divisiones.

Así titulaba el Daily News el día que NY Cosmos se proclamó campeón

Un comentario sobre “Shep Messing. El portero de Pelé y Beckenbauer que fue despedido por un desnudo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!