Luvsanlkhündegiin Otgonbayar. La hija de pastores mongoles que no se rendía nunca

No se dio por vencida y aún habiendo quedado última en el maratón de los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, siguió mejorando sus marcas en campeonatos mundiales y participó en los JJ.OO. de Londres y Río. Si el ateniense Filípides pudiera ver a todos los que alguna vez han participado en un maratón y Continue Reading