Verona van der Leur

La presión por los éxitos deportivos la llevó a abandonar la gimnasia y encontró en el cine para adultos una vía de escape.

Horas y más horas de repetir pasos, equilibrios, movimientos y rutinas en busca de la perfección. A menudo vemos los entrenamientos a los que se someten las gimnastas y, desgraciadamente, su esfuerzo solamente se ve compensado si aparece un metal en el horizonte. Muchas de ellas han empezado a practicar deporte a una edad muy temprana y mientras las medallas y los trofeos acompañan, la cabeza se mantiene focalizada en alcanzar la gloria. Pero cuando las costuras de las emociones empiezan a ceder por la presión de padres o entrenadores, algunas se desmoronan y abandonan. Verona van der Leur, bajó a los infiernos para resurgir gracias al cine. Al cine para adultos.

¿Por qué es una ‘Outsider’?

No hay de extraordinario en abandonar una disciplina deportiva pero sí que lo es cuando, después de un proceso de autodestrucción, la búsqueda de un nuevo objetivo es sobrevivir al mundo real. Muchos atletas se encuentran al final de sus carreras deportivas sin un oficio que les sustente. Algunos compaginan estudios empresariales para gestionar sus ganancias deportivas, otros siguen ligados al deporte en alguno de los múltiples cargos de representación y luego están los que han visto pasar el tiempo frente a ellos, concentrados exclusivamente en el deporte y la adaptación a la vida real se antoja muy difícil. Verona se convirtió de la noche a la mañana en una sintecho, ligado a un descenso emocional que la llevó a protagonizar películas de cine para adultos para salir del atolladero en el que se había convertido su vida. El espíritu de superación que demostró durante tantos años de ejercicios sobre el tapiz, saldría al cabo de unos años en la vida real para convertirla en una empresaria del entretenimiento para adultos.

Verona van der Leur
La joven Verona van der Leur ya atesoraba trofeos a una temprana edad.

Un palmarés espectacular

Verona van der Leur despuntó a los 15 años ganando el campeonato de Holanda. Pero es que llevaba desde los 5 siguiendo el ritmo de entrenamientos dirigidos a hacer de ella una de las mejores gimnastas de la historia. Con sus logros consiguió romper unas estadísticas deportivas de los Países Bajos difíciles de superar.

A finales de los años 90 y principios de los 2000, la gimnasia europea estaba dominada por atletas de las ex repúblicas soviéticas y de Europa del Este y la prensa vio en Verona la esperanza de revertir los éxitos eslavos. En 2002 fue seleccionada para participar en los campeonatos europeos. Se llevó cinco medallas: una medalla de plata en el concurso completo, tres medallas en las finales por aparatos (la de plata en salto y dos de bronce en suelo y barra de equilibrios) y otra más de plata con el equipo de los Países Bajos. Añadió además una plata en el campeonato mundial de gimnasia artística de Hungría ese mismo año.

Verona van der Leur
Verona van der Leur, junto a sus trofeos

Entre 1995 y 2007 acumuló un total de 13 oros, 5 platas y 7 bronces en individual y 11 oros, 2 platas y 4 bronces por equipos en campeonatos europeos y mundiales; 38 oros, 20 platas y 16 bronces en aparatos (salto de caballo, barras asimétricas, barra de equilibrio y suelo). Verona es una de las gimnastas más laureadas en la historia de la gimnasia artística de Holanda.

Pero todo tiene un precio. Y Verona se desmoronó.

Verona van der Leur
Verona van der Leur durante un ejercicio de barra

El tanque de agua cede por la presión

En 2003, con 17 años, empezó a notar la presión de tener que colgarse alguna medalla en cada campeonato. En los campeonatos mundiales de 2003 y 2004 se mascaba la tragedia. El acoso psicológico de sus padres y entrenador dio sus frutos negativos. Presentó una hoja de servicios en blanco. Lesiones, frustración, bajada emocional, fallos constantes y la sensación de que no se podía corregir la situación.

Un bronce en 2005 en el campeonato holandés no hacía presagiar una recuperación. En 2007 y también en el campeonato estatal consiguió tres oros y un bronce. Pero fueron metales pesados. El declive deportivo estaba llegando a su fin con el abandono definitivo de la gimnasia y todo lo concerniente a ella.

Verona van der Leur
Verona van der Leur. Foto: Instagram Verona van der Leur

Su cuerpo no seguía y su cabeza dijo basta. La falta de confianza en sí misma pensado que lo mejor era retirarse y el ambiente sofocante a diario al que estaba sometida para conseguir un podio la llevaron a abandonar la gimnasia en 2008, a los 23 años.

Lo que ocurrió después, aún siendo impredecible, fue digno del guionista más malvado y retorcido de una serie que abona sus capítulos con gotas de obstáculos aparentemente insalvables.

Verona van der Leur
Verona van der Leur, junto al coche que les sirvió de casa durante dos años

Homeless, robos y juicio

Los padres de Verona fueron incapaces de asumir la nueva situación que les propuso su hija. No cabía en su cabeza que la gallina de los huevos de oro en que se había convertido la explotación deportiva constante de la atleta llegase a su fin. Cambiaron todas las cerraduras de su casa y la dejaron en la calle. De la noche a la mañana se convirtió en una homeless solamente con el apoyo de su novio Robbie y con el Peugeot 207 Cabrio de su propiedad como su nueva casa. Adiós a los trofeos, viajes, campeonatos y presencia constante en la prensa.

Verona van der Leur
Verona van der Leur y su novio Robbie con quien continua unido pese a los avatares de la vida

Las ganancias obtenidas por nuestra protagonista durante tantos años de competición se quedaron en el banco bloqueadas hasta que su padre decidió que si no podía seguir explotando a su hija, se quedaría con su dinero para mantener el tren de vida que Verona, con su esfuerzo, les había proporcionado.

Durante dos años, Verona y Robbie vivieron al límite: comían productos caducados que los supermercados desechaban, robaban en pequeñas tiendas, si era verano se lavaban en las duchas de las playas y en invierno hacían pequeños trabajos de monitores de escuelas previo paso por los grandes almacenes para perfumarse gratis.

En 2010, interpuso dos demandas contra sus padres por haberse quedado con su dinero y, tras darle la razón el juez, consiguió que le pagasen 62.000 euros y volvió a ser portada de los tabloides. El enfoque de la prensa estaba claro: la estrella de la gimnasia de la primera década del siglo XXI vivía en la indigencia por culpa de unos padres demasiado implicados en los éxitos deportivos de su hija. Desgraciadamente, los costes de los juicios y un poco de su mala cabeza al gastarse una buena parte de esa cantidad, no la sacaron del atolladero que era su vida.

Verona van der Leur
Verona van der Leur se encontró viviendo en un coche por una disputa con sus padres

Extorsión y prisión

Paseando por un parque descubrió a una pareja practicando sexo y no se le ocurrió nada mejor que sacar su teléfono móvil y captar la escena con la intención de extorsionar a la mujer y sonsacarle algo de dinero. La denuncia posterior de la mujer la llevó a pasar 72 días en prisión. Varios agentes de la policía holandesa la detuvieron y registraron su ordenador personal. Encontraron una carpeta con imágenes de pedofilia y Verona se defendió diciendo que ese ordenador lo utilizaba más gente. En el juicio no quedó demostrado que fueran imágenes de su propiedad pero la prensa ya había puesto el ojo sobre ella y las informaciones sobre un ángel caído siempre son apetitosas.

Verona van der Leur
Verona van der Leur encontró en el cine para adultos una salida. Foto: Instagram Verona van der Leur

El porno: la única salida

En 2011, mientras decidía qué hacer con su vida y redirigir el rumbo hacia un empleo estable y duradero, recibió una oferta para realizar escenas subidas de tono a través de una web. Lo consultó con Robbie y con la almohada durante dos semanas y finalmente aceptó. Lo consideró un trabajo más para poder vivir.

“El porno solamente era una oportunidad para hacer algo con mi vida”

Los primeros vídeos los realizaba con su novio y en otros atendía las peticiones de los internautas para hacer las posturas que deseaban. Poco a poco fue progresando en más escenas, posiciones y encuentros con ávidos visitantes a su canal hasta realizar películas enteras. Puso varias condiciones: lo haría con su novio y solamente realizaría esas escenas en las que se sintiese cómoda. Cabe decir que Verona van der Leur amplió su catálogo de disciplinas eróticas y pornográficas y su enorme elasticidad le convirtió en una de las actrices más cotizadas de Holanda.

Verona van der Leur
Verona van der Leur se ha convertido en empresaria del porno y los productos eróticos.
Foto: Instagram Verona van der Leur

Empresaria de éxito

Su popularidad fue en aumento y sus ingresos también. Pasó a crear su propia página web donde colgaba los vídeos y empezó a gestionar la carrera cinematográfica de varias actrices que se querían dedicar al porno. Además, promocionó una línea de productos eróticos y creó su propia marca de ropa sexual, sobretodo zapatos con tacones de aguja, que le reportaron un plus. Finalmente, en 2019, tomó la decisión de dejar de actuar como actriz de cine para adultos y centrarse en hacer crecer su marca.

Verona van der Leur
Verona van der Leur, en una sesión de fotos.
Foto: Instagram Verona van der Leur

Verona van der Leur necesitaba contar lo que vivió como deportista y como fue su descenso a los infiernos para resurgir. De la misma forma como se levanta después de un intento fallido o un mal ejercicio sobre el tapiz, la atleta encontró su camino para realizarse. Y lo contó en un libro titulado “Simplemente Verona: Rompiendo todas las reglas”.

Verona van der Leur
Verona van der Leur, en la promoción de ropa sexy. Foto: Instagram Verona van der Leur

A raíz del caso de Larry Nassar, médico condenado por el acoso sexual a atletas norteamericanas, Verona recibió la propuesta de colaboración con la Federación Holandesa de Gimnasia para dar charlas de apoyo y asesoramiento a las atletas y establecer un vínculo con ellas para poder evitar posibles casos.

Simply Verona
Libro autobiográfico de Verona van der Leur. ‘Simplemente Verona: rompiendo todas las reglas’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *