Wataru Misaka. El ejemplo del ‘Nisei’ que se libró de Hiroshima

Wataru Misaka

Fue algo más que el primer jugador no caucásico en jugar en la NBA: como japonés de segunda generación en EE.UU., el deporte fue el estandarte de su actitud frente a las suspicacias racistas y además, el orgullo de su comunidad.

El mismo año que Jackie Robinson rompía la barrera racial que separaba a los blancos de los negros en el beisbol al fichar por los Brooklyn Dodgers el 15 de abril de 1947, Wataru Misaka se incorporaba a los New York Knicks. Nunca le dio mucha importancia al hecho de haber sido el primer jugador no blanco en jugar en un equipo de la futura NBA. Hasta su propia hija que desconocía tal logro, se enteró cuando fue a la universidad.

Wataru Misaka fue un japonés nacido en Estados Unidos, un ‘nisei’, en un periodo de tiempo en que la II Guerra Mundial y las batallas contra Japón por el control del Pacífico, marcaron a toda su comunidad. Los campos de internamiento, sobre todo en la costa oeste, fueron una vergüenza para una nación que luchaba al otro bando del Atlántico para liberar los campos de concentración nazis.

Por eso, sus logros con el equipo de la universidad en la NCAA y su paso por los Knicks fueron recibidos por la comunidad estadounidense de origen japonés, como un ejemplo de alguien que encarna muchas cualidades que admiran: alguien que es humilde, trabaja duro y muestra un camino a seguir.

Wataru Misaka, durante su época de estudiante y jugador de la Universidad de Utah

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Wat Misaka (21.12.1923 Ogden, Utah/20.11.2019 Salt Lake City, Utah) no se consideró un pionero por haber sido el primer jugador no blanco en formar parte de una plantilla de un equipo profesional. Valora mucho más su contribución, como japonés de segunda generación, a integrarse en Estados Unidos y acallar las voces racistas con el baloncesto por bandera.

Procedente de una familia pobre, creció con sus dos hermanos en el sótano de la barbería de su padre en la calle 25 de Ogden, considerado un gueto, con numerosos locales de prostitución. Excluidos de las actividades extraescolares deportivas, los niños ‘nisei’, jugaban en sus propias ligas de béisbol y baloncesto.

Misaka siempre habló que durante su infancia existía un «apartheid virtual»: no era notorio como en los estados del sur del país, pero sí que se percibía en los comercios o restaurantes donde los de su comunidad no eran bien recibidos ni servidos.

En 1939, con 15 años, pierde a su padre y su madre toma la decisión de volver a Japón para estar cerca de otros familiares que les puedan ayudar. La oposición de Wataru es firme: no quiere volver a Hiroshima ya que tiene su vida montada en Estados Unidos y, pese al racismo existente, luchará para integrarse y hacer carrera. Como hermano mayor, decide irse a trabajar a una granja para mantener la familia sin dejar los estudios.

Campos de internamiento para japoneses

Durante sus años en la Escuela Secundaria de Ogden, llevó al equipo de baloncesto al título estatal de 1940 y a ser campeones del campeonato regional en 1941. Compartiendo vestuario con otros niños blancos, Wataru descubrió que el baloncesto no entendía de razas o colores de piel aunque tuvo que escuchar desde las gradas gritos racistas en más de una ocasión.

Tras su paso por la escuela secundaria y en pleno apogeo de la II Guerra Mundial, mientras otras personas de su comunidad eran forzadas a desplazarse hasta campos de internamiento, Misaka pudo acceder a la Weber Junior College (ahora Weber State University).

Como ya vimos en ‘Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa. Jugar en territorio enemigo‘, rápidamente una sociedad clasifica de traidores a todos aquellos que no demuestren un apego significativo a la nación que les acoge.

Los japoneses y sus hijos nacidos en Estados Unidos eran considerados posibles espías: la guerra por el dominio del Pacífico estaba en sus batallas más cruentas. El ataque sorpresa de la aviación japonesa a la base naval de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 había tocado a la sociedad estadounidense y cualquier con los ojos rasgados era sospechoso de colaborador antiamericano. Él se libró porque en Utah no se internaron pero uno de sus mejores amigos, que cuando había terminado la escuela secundaria se mudó a Los Angeles, sí fue internado.

«Me sentí terriblemente deprimido por lo que estaba pasando. Que tu país esté en guerra con el país de tus padres fue insoportable»

Wataru Misaka

Wataru era estudiante de primer año cuando se produjo el ataque a la flota estacionada en Hawái un domingo. Al lunes siguiente quiso ir a la universidad, pero al llegar lo enviaron a casa durante varios días por su seguridad. Las suspicacias iban en aumento aunque él nunca le dio importancia ni alzó su voz. Se limitó a entrenar, jugar y trabajar.

Un quinteto ganador: los vencedores del título de NIT (National Invitational Competition). De izquierda a derecha: Wat Misaka, Fred Weidner, Arnie Ferrin, Vern Gardner and Leon Watson

Victorias contra pronóstico en la NCAA

En la Weber Junior College donde cursó estudios de ingeniería, llevó al equipo de baloncesto a ganar dos campeonatos y fue nombrado MVP del torneo de postemporada en 1942 y Athlete of the Year de la Weber en 1943.

Habilidoso con el balón y jugando siempre de escolta, su 1’70 de altura le definía como un jugador rápido y con buena visión de juego interno. En la temporada 1943-44 se inscribió en la Universidad de Utah para seguir sus estudios en ingeniería y allí catapultó al equipo universitario: terminaron con un récord de 18 victorias y 3 derrotas. Con estos registros, los Utah Utes fueron invitados a participar en el torneo de la NCAA y el NIT (National Invitational Tournement) de 1944. Eligieron este último por el prestigio que tenía y por que también significaba un viaje a Nueva York. El equipo perdió en primera ronda contra Kentucky pero les ofrecieron la oportunidad de jugar en el torneo de la NCAA ya que Arkansas se había retirado.

Ganaron el campeonato de la NCAA ante Dartmouth 42-40 en la prórroga y dos noches después jugaron un partido de exhibición ante el campeón de la NIT, St. John’s en el Madison Square Garden. Para unos chicos de Utah, eso era lo más grande que les podía pasar. No se sintieron presionados por el escenario y ganaron 43-36. Los Utah Utes tienen 28 títulos de conferencia, han disputado 4 Final Four y han ganado un solo título nacional, el de 1944 con Wataru Misaka.

Testimonio del desastre de Hiroshima

Todo Salt Lake City se echó a la calle para dar un reconocimiento sonoro a sus campeones nacionales. Contra pronóstico, habían conseguido un título ante universidades con más presupuesto y con jugadores elegibles para los equipos profesionales. El mismo día del desfile de la victoria, Misaka recibió la carta que le llamaba a filas. El ejército de Estados Unidos le necesitaba para formar una unidad integrada exclusivamente por estadounidenses de origen japonés a imagen de las unidades de nativos americanos para el sistema de comunicaciones.

Asignado a la unidad de infantería 442, Misaka y sus compañeros salieron de San Diego el día antes de que Japón formalizara la rendición (15 de agosto de 1945). Tardaron tres semanas para llegar a Manila. Los mandos militares pusieron en observación a cada uno de los integrantes de la unidad para detectar posibles infiltrados o desertores durante dos meses. En octubre fueron enviados a Hiroshima, la ciudad natal de su familia.

La tragedia de una ciudad arrasada por una bomba atómica le golpeó emocionalmente. En varias entrevistas posteriores, Wat explicó que su función era entrevistar a los supervivientes: buscaba personas y familias con el mandato de preguntar sobre bombardeos estratégicos que habían tenido lugar durante la guerra. En ningún caso debía hacer referencia a la bomba atómica.

Misaka, aunque no se sentía a gusto con su trabajo, comenta que le sirvió para aprender sobre la resistencia de las personas ante los desastres.

Draft de la BAA

Después de su servició militar de dos años en el que se graduó como sargento, volvió a la Universidad de Utah y al equipo de baloncesto. Con 23 años todavía le quedaba cuerda para intentar ganar algún título. Los Utah Utes fueron otra vez invitados al NIT que se celebraba en Nueva York. Ganaron en las dos rondas previas y llegaron a la final donde vencieron a Kentucky 49-45 alzándose con el título de 1947.

Durante el draft de selección de jugadores de 1947, Misaka fue elegido por los New York Knicks, equipo de la BAA (Basketball Association of America). La BAA se había creado en 1946 y reunía los 11 mejores equipos profesionales de Estados Unidos. En 1949 se fusionaron con la NBL (National Baskeball League) creando la NBA.

Fue al campamento de verano del equipo y disputó tres partidos antes de que le rescindieran el contrato en la temporada 1947-48. Reconoce que fue feliz de ser escogido pero en ese momento no lo consideró histórico como lo que estaba haciendo Jackie Robinson para la comunidad afroamericana.

Todavía faltaban tres años para que un afroamericano, Earl Lloyd, jugase en un equipo profesional de la NBA.

Recibió una oferta para jugar en los Harlem Globetrotters pero decidió volver, con 24 años, a Utah donde cursó un postgrado de ingeniería e inició una carrera como ingeniero electrónico hasta que falleció con 95 años, siendo un orgullo para la comunidad japonesa de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historias en 50 segundos - Jimmy Hasty
Historias en 50 segundos - Randy Lanier
Historias en 50 segundos – Gino Bartali
Historias en 50 segundos – Deepika Kumari
Historias en 50 segundos – Beryl Swain
Historias en 50 segundos – Jean Maggi
Historias en 50 segundos – Shavarsh Karapetyan
Historias en 50 segundos – Aitor Francesena ‘Gallo’
Historias en 50 segundos – Christy Martin
Historias en 50 segundos – Chris Nikic
Historias en 50 segundos – Wakanoho Toshinori
Historias en 50 segundos – Eddie ‘The Eagle’
Historias en 50 segundos – ‘Baggio’ Husidic
Historias en 50 segundos – Judit Polgár
Historias en 50 segundos – Mo Johnston
Historias en 50 segundos – Laurent Duvernay-Tardif
Historias en 50 segundos – Douae Ouboukir
Historias en 50 segundos – Dale Vince
Historias en 50 segundos – Team Hoyt
Historias en 50 segundos - Los Fantoni
Historias en 50 segundos - Mauro Prosperi
Historias en 50 segundos - Rustam Nabiev

error

Si te ha gustado, ¡comparte esta increíble historia!