Yuichiro Miura Foto: Miura Dolphins

Para poner el cuerpo al límite, este alpinista japonés desafió a la vejez para superar todos los récords deportivos de longevidad

¿Por qué es un ‘Outsider’?

Establecer el récord de velocidad de descenso de los 100 metros en julio de 1964 en Italia, descender el Everest desde los 8.000 metros en 1970 esquiando, realizando un documental de la gesta y ganar un premio Oscar en 1975 (‘The man who skied down Everest’), escapar de una avalancha en la Antártida en 1975 y volver para descender el Mount Vinson en 1983, descender los picos más altos de los siete continentes esquiando entre 1978 y 1985, coronar el Everest en 2003 con 70 años, repetirlo en 2008 con 75 y en 2013 con 80 convirtiéndose así en la persona más vieja en conseguirlo, todo para demostrar como se puede poner al límite el cuerpo humano. Yuichiro Miura es un alpinista japonés que ha vivido por y para la montaña toda su vida poniéndose cada vez un reto nuevo que conquistar. Esta necesidad solo se entiende si quiere superar a alguien. En su caso, quizás tenga algo que ver el reflejo de su padre.

Foto: REUTERS/Navesh Chitrakar
Foto: REUTERS/Navesh Chitrakar

La saga Miura

Keizo Miura (1904-2006), padre de Yuichiro (Aomori City, 1932), fue un alpinista y esquiador aficionado que batió varios récords deportivos de longevidad como coronar el Kilimanjaro con 77 años, siendo así la persona de más edad en conseguirlo, descender el Mont Blanc esquiando a los 99 años o celebrar con cuatro generaciones de familiares su siglo de vida al año siguiente descendiendo en la estación de esquí de Snowbird de Salt Lake City, deporte que siguió practicando hasta casi los 102 años de vida.

El hijo de Yuichiro, Gota es un esquiador ‘freestyler’ componente del equipo japonés de la Copa del Mundo de baches y montañero aficionado que compitió en los Juegos Olímpicos de Lillehammer’94 y en Nagano’98 y que acompaña a su padre en todas las expediciones que realiza para ser su sombra, consciente del delicado estado salud del octogenario alpinista y conocedor de su obstinación por conseguir los retos que se autoimpone.

Foto: Facebook Miura Dolphins
Yuichiro y Gota Miura. Foto: Facebook Miura Dolphins

Seis operaciones de corazón, diabetes, hipertensión y una operación de pelvis

El cuadro médico de Yuichiro Miura que el próximo 12 de octubre hará 87 años no es muy halagador para la práctica de una disciplina tan dura como el alpinismo. Empezando por las seis operaciones de corazón que ha recibido para controlar la arritmia y que, a lo largo de los años, ha tenido que someterse para seguir subiendo montañas y acabando con la operación de pelvis de 2009 después de haber coronado dos veces el Everest, indica la obstinación del japonés por batir todos los récords de longevidad. Los médicos que le operaron certificaron que Yuichiro difícilmente podría volver a caminar como lo hacía y mucho menos realizar excursiones por la montaña (tal y como define Yuichiro sus expediciones) con jornadas maratonianas de varios días. Además también sufre diabetes e hipertensión. Y ahí sigue el sr. Miura.

Su último reto, y que no pudo completar, fue a principios de 2019 cuando quiso bajar esquiando el Aconcagua que había coronado 32 años antes. Posiblemente su hijo Gota logró hacerle entrar en razón por el enorme cansancio que vio en su padre.

La montaña, un negocio familiar muy rentable

La última vez que llegó a la cima del Everest, en 2013, tuvo que ser evacuado en helicóptero desde el campo base avanzado a 6.500 metros de altura ya que el agotamiento no le permitía dar un paso más. Técnicamente y, según las normas establecidas sobre la coronación de una cima, no se considera alcanzada si no se ha realizado el descenso completo por su propio pie. El coste del helicóptero ascendió a 2 millones de yenes (unos 16.953,40 euros) que se añadieron al coste total de la expedición, unos 150 millones de yenes (1.271.505,00 euros) de los cuales, 100 millones de yenes (847.670,00  euros) lo aportaron sponsors y los restantes 50 millones de yenes (423.835,00  euros) se dividieron en aportaciones individuales para entrevistas de medios de comunicación y conferencias que se realizarían después del descenso.

Yuichiro Miura en la cima del Everest en 2013
Yuichiro Miura en la cima del Everest en 2013. Foto: Facebook Miura Dolphins

Solamente el ascenso al Everest subió unos 254.301,00 euros. A esto hay que añadir el salario para pagar los 18 sherpas, 5 cocineros, dos alpinistas japoneses expertos que habrán subido al Everest una docena de veces y un doctor fisioterapeuta además de los cien porteadores que se mantienen en el campo base, el precio del papeleo son 59.336,90 euros por alcanzar la cima y los tanques de oxígeno cuestan entre 40.000 y 50.000 euros.

Doce sponsors financiaron la expedición para ver su nombre en la bandera que Miura desplegó y que, evidentemente, quedó filmada para la posteridad. Tras la vuelta a casa, entrevistas, ruedas de prensa, presentación de libros sobre superación, actos y promociones de su empresa de esquí y un premio del gobierno japonés apodado ‘Miura Award‘ en el que el mismo Yuichiro será el jurado. Un premio destinado a “aquellos que se retan a sí mismos buscando los límites del potencial humano” y que será básicamente destinado a todos los deportistas de edad avanzada que consigan sus retos. Miura ha propuesto entregarlo a Koichi Wakata, un astronauta de 56 años que ha formado parte en 10 misiones, ha estado casi once meses en el espacio y ha sido el primer japonés que ha comandado la International Space Station.

Un reto extraordinario pero que se escapa del mundo del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *